Mi hijo va al psicólogo

Nos encontramos con unos padres absolutamente desesperados. Su hijo, ese ser por el que darían la vida y por el que han hecho todo lo que ha estado en su mano, lleva meses sin querer comer…. O quizás se ha vuelto una chica contestona y rebelde…. O no quiere jugar con nada y está prácticamente todo el día sólo en su habitación… O en el cole se burlan de ella y se cree una niña tonta y aburrida….

¿Qué hacemos? ¿Dónde está el problema?

Sin duda, un niño no deja de ser un niño por muchas situaciones traumáticas por las que pase en la vida. Quizás esas situaciones sólo le impidan satisfacer muchas de sus necesidades de niño y queden bloqueadas, para salir a la luz en forma de dolor de estómago, rabia, tristeza, aislamiento,… En casa no consiguen entender por qué ahora se comporta de esta manera, qué es lo que le está pasando. El niño no consigue establecer contacto con sus padres o con sus profesores, pues ambos están en otra película, en la cual el niño debe de ser el que ellos esperaban que fuera (los padres o la sociedad).

“Pues entonces, ¿jugamos?”

Los niños se sorprenden cuando un adulto les propone jugar. Pocas veces, se han sentado con ellos a compartir ese tiempo de juego que a ellos les permite aprender nuevas formas de adaptarse a los conflictos de la vida, vida de adultos.

Pues precisamente así es como podemos contactar con ese niño que en algún momento de su desarrollo ha bloqueado una necesidad para adaptarse al contexto que los adultos le han impuesto. Jugamos, pintamos, bailamos,… y nos conocemos, se conocen ellos y descubren las herramientas que tienen para enfrentarse a esas situaciones nuevas o pasadas. Cómo ellos son capaces de cubrir sus necesidades en un espacio en el que se les permite ser niños.

El papel de los padres

Los padres tienen un papel fundamental en la terapia con los niños, pues no dejan de ser los agentes principales de condicionamiento del menor en su vida diaria. Éstos necesitan darse cuenta de lo qué han hecho, y de lo qué están haciendo que puede hacer que sus hijos no se encuentren bien. En qué momento le han exigido más de lo que los niños podían dar. Descubrir cuándo han dejado de jugar, y compartir momentos de crecimiento con su hijo, es esencial.

En el momento en el que entran a la consulta formamos un sistema (padres, terapeuta y menor), un sistema que irá pasando por procesos de cambios en los que nos adaptaremos a las nuevas situaciones que vayan surgiendo, ofreciendo al niño un espacio en el que ser él mismo sin exigencias ni pruebas, sólo descubriendose en el aquí y ahora.

Mi hijo va al psicólogo Cristina Valerón Estrada
¿Te ha gustado este artículo? Valora su utilidad

Resumen: En el artículo se describe el proceso habitual de la terapia psicológica con niños, haciendo especial hincapié en el papel de los padres y en la necesidad de que el niño no se sienta presionado.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.6 (8 votes)

Tags: , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑