Derecho al aborto

El derecho al aborto: de la educación sexual a la privacidad de la interrupción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp


Objeto de grandes polémicas a lo largo de la historia reciente, el aborto no sólo debe abordarse de forma profesional y legal, sino que también debe su curso a la educación sexual necesaria en toda sociedad civilizada.

Más aún cuando, tras una historia que se remonta ya al Antiguo Egipto, la ley española blinda su legalidad y fiabilidad recientemente alcanzadas en países como Argentina.

El ejercicio de un derecho

Aun siendo razón todavía hoy de debates éticos, morales e incluso filosóficos, la legalidad del aborto es uno de los hitos en la lucha por los derechos de las mujeres.

Nunca exento de polémica, sin embargo, la interrupción del embarazo ha sido objeto de grandes polémicas a lo largo de la historia reciente, aunque podamos encontrar ya en el Antiguo Egipto evidencias de su práctica mediante plantas y otros remedios.

Un largo recorrido a través del tiempo que se esculpe en el hoy, y tomando la ola verde de Argentina para referenciar su necesidad, como un acto de pura coherencia y libertad para las mujeres que pueden llevarlo a cabo de forma segura en una clínica.

Por fortuna, en España, la legalidad del aborto la aprueba y regula la Ley Orgánica 2/2010de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Siempre y cuando el aborto se practique dentro de las 14 primeras semanas de gestación y habiendo brindado todo tipo de información a la mujer que se acoja a su derecho.

En ese sentido, y además de otros tantos dilemas que deben abordarse, la duda sobre Donde Abortar debe responderse con la de un centro fiable, seguro y legal que brinde cobertura y asistencia totales a la mujer. Quien, a su vez, deberá sopesar a qué clínica acudir según sus preferencias personales.  

¿Cuál es realmente el plazo legal del aborto?

La interrupción del embarazo no sólo atañe su sentido y su trasfondo a la práctica, sino que conlleva un largo trecho de reflexiones y dilemas que la madre, y a menudo el padre, deberá afrontar antes de decidirse por dar el paso.

Una de las bazas con las que juegan los colectivos provida, opuestos al aborto, es la de la cuestión de los sentidos del feto, propugnando en muchos casos la posibilidad de que éste sienta dolor durante la intervención.

Sin embargo, y argumentando aquí el matiz temporal de la Ley Orgánica 2/2010 antes mencionada, las sensaciones del feto no aparecen hasta la semana 20 del embarazo. Lo que da cabida a agilizar cuanto antes la intervención.

No obstante, la ley española también percibe la posibilidad de ampliar el plazo a 22 semanas por causas especialmente médicas, donde entran la posibilidad de que el aborto suponga un riesgo para la embarazada o la presencia de algún tipo de anomalía en el feto.

Un aplazamiento totalmente justificado, dado que lo primordial aquí es también preservar la salud y el bienestar de la embarazada que, a su vez, es quien decide sobre su propio cuerpo. Y es que, aunque huelgue decirlo dada su obviedad, es de vital importancia recalcar la necesidad de que el aborto, además de legal y seguro, cuente con toda la información posible.

¿Seguridad Social o clínica privada?

Con todo, abordadas algunas de las cuestiones que debe plantearse la embarazada antes de optar por abortar, es preciso saber dónde realizar la intervención.

Por una parte, la Seguridad Social brinda ya cobertura a la interrupción del embarazo con todas las garantías de seguridad posibles. Un servicio que, dependiente del Estado, la misma Ley Orgánica 2/2010 aprueba para que sea relativamente sencillo, tras una evaluación psicológica mediante la que se razone y argumente la interrupción.

No obstante, muchas embarazadas optan por acudir a las clínicas privadas, dado que, redundantemente, brindan más privacidad al proceso.

Abortar en Malaga con privacidad, por ejemplo, es posible en la única clínica 100% privada de Andalucía, como la del Dr. Sáenz de Santamaría, permitiendo acogerse al derecho de abortar con total intimidad y discreción tanto en Málaga como en Granada.

Una posibilidad que no sólo permite realizar la interrupción con seguridad y profesionalidad, sino que brinda un salvoconducto para aquellas mujeres embarazadas que desean llevar el asunto esquivando polémicas y largos procedimientos.

No sólo porque el hecho de abortar puede resultar traumático en algunos casos, sino porque, a menudo, el estigma que lo acompaña entre la familia puede ser de mucho peso.

Educación, información y legalidad

Dibujando otras cuestiones que circundan el aborto, y como bien encauza la clínica del Dr. Sáenz de Santamaría en dirección a un aborto legal y seguro, hay ciertos pilares que deben formar parte inexpugnable de la sociedad por el bien de la salud y la educación de quienes la conforman.

Por una parte, la importancia de la educación sexual para decidir no sólo cuáles son nuestras orientaciones sexuales, hoy en día denostadas por ciertos colectivos en contra de la libertad individual, sino también para entender cuestiones básicas sobre sexualidad que por desinformación se nos escapan. Esto, a sabiendas de que la libertad parte antes del conocimiento.

Por otra parte, es preciso informar sobre todo tipo de anticonceptivos para prevenir un embarazo no deseado, resultado en algunos casos de la falta de información al respecto y de la poca precaución que debe enseñarse tanto en casa como en la escuela.

Y, final y rotundamente, la legalización del aborto para no morir, dado que, en casos como en la reciente situación de Argentina, las clínicas clandestinas con personal poco cualificado han llevado en no pocos casos a la muerte de la embarazada durante la interrupción de su embarazo.

Cuestiones que, al fin y al cabo y mediante una clínica segura y fiable, son las que nos blindan y elevan como sociedad civilizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Qué quieres aprender hoy?