Cosas de pareja: Comunicar

German Diorio
Compartido por

En tiempos en los cuales la comunicación parece gobernarlo todo, increíblemente, las parejas sufren por la falta de este preciado bien.

Si, no es un juego de palabras. Nos sobran medios para comunicarnos: sms, whatsapp, facebook, tweeter, email, skype… La tecnología nos brinda día a día cada vez más herramientas, pero seguimos sufriendo por la falta de comunicación fehaciente, y no apunto a telegramas o cartas documento, sino a cosas mas simples pero en estos tiempos cada vez más complejas, como generar mecanismos de comunicación realmente efectiva con la persona que tenemos delante, con la que compartimos la cama, la vida…

El ritmo vertiginoso de estos tiempos atenta contra las chances de tener momentos de charla relajada y serena, y muchas parejas suelen vivir al ritmo que le imponen las actividades laborales y sociales.

Del trabajo a la casa, de casa a la casa de… o al evento de…. Los momentos de intimidad se van reduciendo peligrosamente por una cuestión de horarios, por lo que muchas parejas solo tienen momentos íntimos cuando se trata de sexo. De conversar… ni hablar entonces…

En realidad, si conversamos, pero más del 90 por ciento del tiempo de conversación se va entre problemas de la vida cotidiana y cosas que les pasan a otros. No hay tiempo para hablar de “cómo estoy” o “como me siento”, y mucho menos “del vínculo o de la relación”.

Metafóricamente hablando, es como si fuéramos en auto por autopista, sin tiempo ni posibilidad de detenernos o de observar lo que pasa a nuestro alrededor… Sin tiempo ni posibilidad de detenernos a observar lo que le pasa a la persona que tenemos al lado.

Esa imposibilidad de hablar de temas profundos nos lleva a pasar por alto situaciones que provocan malestar, rispideces que van poniéndole tensión al vínculo.

Guardamos cosas en el sótano, hasta que el sótano se llena y se vuelve imposible seguir guardando… Y explotamos. Y cuando lo hacemos, es como si, en el imaginario edificio de la relación, cayéramos al segundo subsuelo.

La pareja entra en crisis, muchas veces, muy a pesar del profundo vinculo de amor que pueda existir entre las partes involucradas. Pero nos queremos, y ese sentimiento nos “obliga” o “ayuda” a encontrarnos nuevamente. ¿Dónde? En la intimidad del contacto físico, sin muchas palabras. Y el contacto físico o sexual nos lleva sin escalas de ese segundo subsuelo a la terraza del edificio de la relación. Sin escalas, sin hablar.

Pasamos de sufrir el vínculo, al éxtasis, y en ese estado, disfrutamos tanto el volver a estar bien, que optamos conciente o inconcientemente por no hablar de aquello que nos hizo mal o nos llevó al subsuelo de la relación.

No hablamos, no solucionamos, y las causas que nos llevaron al quiebre quedan ahí, latentes. No hablamos por miedo a que hablar del tema nos vuelva a poner en situación de tensión, y ese es tal vez el error mayor, ya que si no hablamos, sino reconocemos aquello que nos puso mal, es mas que probable que eso vuelva a aparecer y a complicar la relación en el futuro.

El gran tema es, entonces, cómo hablar sin poner en riesgo la flamante armonía, y la respuesta es simple: Los momentos de emocionalidad alta (mal momento o momentos de enamoramiento) no son los mejores para pensar con claridad, por ende es muy difícil que aparezcan soluciones o razones ni en medio de una discusión, ni en el pico de felicidad que viene después de la reconciliación.

En consecuencia, la recomendación es disfrutar de las hermosas sensaciones que vienen después de la anhelada reconciliación, pero agendar que, cuando vuelva la calma, es necesario sentarse a hablar relajadamente de lo que pasó, para juntos, poder elaborar mecanismos de prevención que nos ayuden a no volver a poner a la pareja en estado de crisis.

No comunicar de manera efectiva afectará a tu salud

Un curioso estudio realizado en la Universidad de Ohio (EEUU) muestra lo perjudicial que puede llegar a ser para la salud una comunicación no efectiva con tu pareja. Las conclusiones más importantes del estudio fueron las siguientes:

  • Las heridas se curan más rápido en las personas que se comunican de un modo menos hostil. Este efecto parece tener relación con la oxitocina.
  • Las parejas con más estrés marital tienen peor función inmune y una mayor frecuencia cardíaca y presión sanguínea.
  • Las mujeres sufren más efectos físicos como consecuencia de una mala comunicación en pareja que los hombres.

Imagen cortesía de MFer vía flickr.com

Cosas de pareja: Comunicar German Diorio
Valora este artículo

Resumen: La comunicación como variable de gran relevancia a la hora de garantizar relaciones de pareja saludables.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.6 (14 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑

Inline
Inline