En mis zapatos, o cómo encarar la solución de conflictos

German Diorio
Compartido por

Los viejos refranes suelen guardar en su interior un enorme plus de sabiduría, y uno de ellos encierra un enorme secreto para encarar la solución de conflictos

“Para entender lo que le pasa a la otra persona, tenés que ponerte en sus zapatos”. La metáfora encierra el gran secreto, que no es ni más ni menos que tratar de ponerte en el lugar del otro para intentar (si, intentar) mirar las cosas desde el ángulo que las está mirando la otra parte.

Los “Conflictos” traen consigo una carga adicional de emociones negativas, y es sabido que a la mayoría de los mortales nos cuesta pensar claramente cuando este tipo de emociones copan la parada.

Las emociones (buenas y malas) le cambian el tono a aquello que estamos tratando de ver, y en algunos casos lo distorsionan radicalmente; y desde allí es prácticamente imposible buscar puntos de encuentro, ya que nuestra posición se hace más firme y la del otro parece esconderse detrás de un velo que nos impide ver con claridad.

En términos prácticos, si estábamos enojados por algo, al hacerse más firme nuestra posición, aquello que siente o piensa la otra parte se diluye y pierde fuerza y claridad ante nuestros ojos, lo que radicaliza aún más nuestra posición poniendo al borde del precipicio toda posibilidad de acuerdo.

Pasa entre pares y más aún cuando el conflicto se da en planos de jerarquías diferentes (padre – hijo, jefe – empleado, etc.). Yo pienso A, la otra persona piensa B, pero como en el medio hay una carga de bronca, fastidio o dolor, esas posiciones se hacen mas fuertes y la situación parece volverse irreconciliable.

¿Entonces? El mejor camino para la solución es “ponerse los zapatos del otro”, tratar de mirar la situación que tanto te molesta desde la posición de la otra persona, para así intentar comprender qué es lo que tanto afecta a la otra parte, pero para ello, primero es clave bajar los niveles de emocionalidad, ya que desde las sensaciones que hoy nos gobiernan se hará muy difícil pensar con claridad.

El Paso a Paso buscando la anhelada Solución sería más o menos así:

– Tratar de cambiar el clima o salir del tema para buscar que las emociones negativas (bronca, fastidio, dolor) aflojen un poco.

– Reconocer al otro como una persona valiosa para mi (favoreciendo el cambio de clima y la motivación para tratar de arreglar el conflicto)

– Ponerme en los zapatos del otro (tratar de ver los hechos desde la óptica de la otra parte)

– Buscar un punto de encuentro entre lo que siento/pienso, y lo que creemos que siente/piensa la otra persona.

– Elaborar una propuesta o estrategia de abordaje para buscar, juntos, el anhelado encuentro.

Muchas veces solemos enojarnos por cosas que no ameritan semejante despliegue de emociones negativas. Nos enojamos y, producto del orgullo, caemos en la puja por ver quien tiene razón, y la solución suele estar más cerca de lo que parece… Vamos, no es tan difícil…

Nota del Editor

Completamos el artículo ofreciendo para su descarga el documento “Empatía: Medidas, teorías y aplicaciones en revisión”, firmado por Irene Fernández-Pinto, Belén López-Pérez y María Márquez (Universidad Autónoma de Madrid) que presenta una interesante revisión de las diferentes teorías, instrumentos de medición y aplicaciones del constructo de la empatía en adultos.

Imagen cortesía de Earl53 vía morguefile.com

En mis zapatos, o cómo encarar la solución de conflictos German Diorio
Valora este artículo

Resumen: El secreto para encarar la solución de conflictos: Ponerse en los zapatos del otro. Una acertada reflexión sobre la empatía.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4 (7 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑