Fobia social: Cómo manejar tu ansiedad en el trabajo

Eva Mª Vallejo
Compartido por

La fobia social supone un problema a la hora de interactuar con otras personas, bien en tu vida privada, o en el entorno laboral. Se puede manifestar al asistir a una fiesta, un concierto, una cena, o incluso al tener que pagar la compra en el supermercado.

Si sufres de fobia social, habrás tratado de evitar  estas situaciones y con ello consigues tener una “pequeña sensación de control”. La evitación, es quizás nuestro primer mecanismo de defensa para evitar sentirnos ansiosos, pero si bien puede ayudarnos a calmar la ansiedad en ese mismo momento, a largo plazo sólo empeora tu problema de ansiedad.

Fobia social en el trabajo

Pero hay un entorno en el que la posibilidad de evitar el contacto con otras personas puede resultar muy difícil, y hay que enfrentarse al problema: tu trabajo.

Un encuentro casual con un compañero de trabajo en la máquina de café, un tema a tratar con tu jefe o con tu empleado, una reunión de trabajo, o una llamada telefónica a un cliente o suministrador hacen que sientas que la situación escapa a tu control, y pueden hacerte pasar un momento difícil.

Una buena parte de nuestra vida la vamos a pasar trabajando e interactuando con otras personas, por lo que si tu deseo es tener una vida plena, debes aprender a superar esa ansiedad social. Entre los beneficios estarán:

  • Desarrollar tu potencial laboral.
  • Conseguir ascender o simplemente poder estar cómodo haciendo el trabajo que te gusta.
  • Trabajar en equipo.
  • Lidiar con la sensación de sentirte juzgado por tu jefe.
  • Ganar las habilidades necesarias para interactuar con tus compañeros.
  • Aprender a exponer de forma cómoda tus ideas.

Ansiedad al interactuar con tus compañeros de trabajo

Para empezar, lo haremos con pequeños cambios. Ahí está la clave, empezar poco a poco, pero saliendo de tu zona de confort. No trates de empezar dando una charla a doscientas personas.

Tratar de hacer todo lo posible para superar tu ansiedad social está bien, pero Roma no se construyó en un día, sería como prepararte para correr una maratón, y correr los 42 kilómetros desde el primer día de entreno.

Empieza paso a paso, aumentando la intensidad poco a poco. Trata de conectar con uno de tus compañeros de trabajo, uno que a pesar de producirte un poco de ansiedad, veas como amigable. Comienza con una pequeña conversación en la sala de café, en las impresoras o donde te lo encuentres.

Trata de que el tema de conversación no sea muy trascendente, y que no te ponga nervioso. Puedes hablar del tiempo, de la calidad del café, de cuanto queda para el fin de semana, lo que se te ocurra. No importa el tema, trata de conectar. A menudo las mejores relaciones laborales comienzan con las conversaciones más triviales.

Poco a poco trata de conectar con otras personas de tu entorno laboral. A medida que coseches respuestas positivas, te será mucho más fácil y cuando te empieces a sentir más seguro, prueba a profundizar en las conversaciones gradualmente.

Defender tus ideas / Debatir con tus compañeros o con tu jefe

En el entorno laboral pueden surgir situaciones en las que hay que debatir un tema conflictivo con un compañero de trabajo, y defender tu punto de vista. En estos casos muchas personas con fobia social optan por evitar el debate y aceptar las ideas de los demás, acabando frustradas. Si deseas desarrollarte laboralmente, es necesario que aprendas a defender tus ideas.

Dentro de lo posible, elige un buen momento para hablar, en que la otra persona esté receptiva. Si tu jefe lleva una mala mañana, estresado por el trabajo, “gruñéndole a las paredes”, trata de buscar otro momento para dialogar.

Prepara tus argumentos con anticipación. Piensa en que quieres decir y que podría responderte. Practica como vas a presentar tu punto de vista y como contestarías a los suyos. Si te preocupa quedarte en blanco, prepárate un pequeño guion y léelo varias veces hasta que ganes confianza.

Durante la conversación es posible que sientas ansiedad, pero trata de no concentrarte en tu malestar ni en tus síntomas físicos. Trata de conectar con la conversación. ¿Qué te está diciendo tu compañero o jefe? ¿Qué quieres expresar tú?

¿Las conversaciones telefónicas te producen ansiedad?

Algunas personas, incluso las que no padecen de fobia social, pueden sentir ansiedad al tener que realizar una llamada telefónica de trabajo. Normalmente se debe a que al hablar por teléfono no puedes ver el lenguaje corporal de la otra persona, por lo que puede ser más difícil ver su estado de ánimo y conectar.

Un método efectivo que puedes practicar en casa es hacer llamadas telefónicas cada vez más complicadas, como llamar a una empresa para hacerles una pregunta simple respecto a su horario de trabajo. Posteriormente puedes probar con algo más complicado, y cuando te sientas más seguro llamar mientras otra persona está a tu lado escuchando.

Cómo lidiar con la ansiedad fóbica en una reunión

Antes de la reunión, prepara los temas que puedan tocar de tu área de trabajo. ¿Qué quieres expresar? ¿Qué te pueden preguntar? ¿Qué responderías? La preparación es parte de la clave. Está claro que una reunión puede ser imprevisible, pero estar preparado puede ayudarte a ganar confianza y a cubrir los imprevistos.

Probablemente tu primer instinto sea llegar a la reunión en el último momento para evitar tener que hablar con los demás antes de tiempo. Pero si llegas el último, los grupos y las dinámicas ya estarán formados y puedes sentirte desplazado.

Es mejor llegar 10 o 15 minutos antes, y tener la oportunidad de hablar con los asistentes en “petit comité”. Ser parte de la conversación desde el principio puede ayudarte a ganar confianza y superar la ansiedad.

No es necesario que hables todo el tiempo, pero si te preocupa quedarte en blanco, trata de informarte de las noticias de los días anteriores y pon tu pequeño granito de arena a la conversación.

Las personas con ansiedad social suelen pensar que todos se dan cuenta de sus dificultades y que se ríen de ellos a sus espaldas, pero normalmente no es así, simplemente otras personas los ven como tímidos y reservados.

Durante la reunión trata de evitar temas controvertidos, al menos hasta que ganes un poco de confianza.

Es posible que te centres demasiado en los síntomas de tu ansiedad, y eso te ponga más nervioso. En esos casos es mejor tratar de mantenerte conectado con las conversaciones. ¿Qué están diciendo? ¿Qué quieres transmitir tú?

Lidiar con tu fobia social

La gestión de la ansiedad social en el trabajo conlleva sus propios desafíos, ya que tienes menos control sobre las situaciones a las que estás expuesto.

La clave para superar tu ansiedad estará en prepararte con anticipación y en el uso de técnicas de afrontamiento que puedes aprender en otros entornos y generalizar al entorno laboral, por ejemplo, lo que aprendas para manejar tu ansiedad social en una cena puede servirte en el trabajo. Algunos consejos prácticos pueden ser:

Acepta tu ansiedad y no trates de suprimirla. Todos nos enfrentamos con situaciones estresantes que nos pueden poner nerviosos, pero si le damos importancia a nuestra ansiedad y luchamos contra ella, añadimos estrés a la situación.

Comenta tus problemas de ansiedad con algún compañero o incluso con tu jefe. Tratar de esconder tus nervios te genera mucha más tensión. Incluso en ocasiones puede ser tu única fuente de ansiedad.

Identifica las situaciones que disparan tu ansiedad, prepárate para esas situaciones y analiza tus pensamientos. En nuestra mente, modelamos el mundo que nos rodea de acuerdo a nuestras propias experiencias y a lo que nos decimos a nosotros mismos.

– Si te descubres anticipando situaciones como, “seguro que me quedo en blanco y todos se reirán de mi”, trata de reemplazar ese pensamiento por uno más positivo que se adecue más a la realidad.

Sal de tu zona de confort poco a poco. Exponerte a las situaciones que te generan ansiedad te ayudará a superar tu fobia social. Trata de avanzar paso a paso.

– Si no te ves capaz de solucionar el problema por ti mismo busca ayuda en tu entorno, o acude a un profesional. Hay muchos psicólogos especializados que pueden ayudarte a superarla.

A menudo el propio miedo es mucho peor que aquello que temes.

Lo más importante es que tienes que ser comprensivo y paciente contigo mismo. Si sigues practicando, cada vez te resultará más fácil lidiar con tu ansiedad en el trabajo.

Fobia social: Cómo manejar tu ansiedad en el trabajo Eva Mª Vallejo
Valora este artículo

Resumen: La ansiedad o fobia social en el entorno de trabajo requiere de herramientas eficaces para su afrontamiento, ya que la evitación, además de contraproducente, deja de ser normalmente una estrategia posible en este tipo de situaciones.

3.8

De utilidad


Opinión del lector: 3.9 (2 votes)

Tags: , , ,



One Response to Fobia social: Cómo manejar tu ansiedad en el trabajo

  1. Daniel says:

    A mí me da mucha ansiedad el que me vean haciendo cosas, no soporto que me vean , no lo tolero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑