La “Caja de arena” ¿Qué ocurre en el cerebro cuando jugamos?

Mª Victoria Sánchez
Compartido por

La técnica psicoterapéutica de “Caja de arena” o Sandplay fue creada por la psicoterapeuta suiza Dora M. Kalff (1904-1990), a partir de la psicología analítica de Carl Gustav Jung y el trabajo de Margarita Lowenfeld, psiquiatra infantil.

“Sandplay es el método que utilizo en terapia tanto con niños como con adultos para acceder a los contenidos del inconsciente. Como su nombre lo sugiere, consiste en jugar en una caja de madera especialmente proporcionada… Se ofrece así mismo la arena seca y húmeda. Los pacientes también tienen a su disposición un número de pequeñas figuras con las cuales ellos dan realización formal a sus mundos internos.

Las figuras que pueden elegir, deben ofrecer de la manera más completa posible, una muestra representativa de todos los seres animados e inanimados que podemos encontrar en el mundo externo así como en el mundo imaginativo interno…” (Dora Kalff. Journal of Sandplay Therapy, volumen 1, número 1, 1991).

Así, para trabajar con esta técnica debemos contar con un material específico para ofrecer a la persona que está en nuestra consulta: una bandeja pintada de azul, con arena, y una variedad de figuras accesibles.

Las figuras deben incluir distintas categorías: personas, elementos de cómics y películas, fantasía, elementos místicos y espirituales, animales salvajes/de granja/prehistóricos, construcciones y viviendas, elementos domésticos, comida, vegetación, ítems naturales, medios de transporte…

Se considera esta técnica proyectiva un medio por el cual tanto niños como adultos pueden traer el contenido psíquico a la consciencia, a través de un juego con esencia no verbal y simbólica, en un ambiente facilitador generado por el terapeuta.

Facilita la expresión y elaboración de sentimientos y conflictos internos, teniendo valor diagnóstico y terapéutico en niños y adultos. Las escenas creadas se pueden considerar una fotografía tridimensional de la psique.

La caja de arena como técnica de juego

Como técnica de juego, la Caja de Arena invita a la curiosidad y a la exploración, convirtiéndose así en medio de comunicación y vehículo de expresión y representación simbólica respecto a cómo nos sentimos. Promueve el crecimiento y el desarrollo integral a nivel cognitivo y social, y permite comprender lo que verbalmente es difícil comunicar.

El juego implica espontaneidad y confianza, comprometiendo al cuerpo y facilitando una experiencia creadora. Permite expresar agresión, controlar la ansiedad, adquirir experiencia, integrar la personalidad, reuniendo objetos o fenómenos de la realidad exterior y usándolos al servicio de la realidad interna.

Por otra parte aporta placer, mejorando así la regulación emocional y reduciendo los niveles de estrés, al mismo tiempo que aumenta la flexibilidad mental y la creatividad. Se trata de una técnica terapéutica en sí misma, y especialmente indicada en casos de trauma.

Correlato neurobiológico ¿Qué ocurre en el cerebro cuando jugamos con la caja de arena?

El primer contacto despierta la motivación a través de los circuitos del placer (estriado ventral, accumbens). Cuanto menor sea la actividad de la amígdala, menor ansiedad y mayor posibilidad de disfrute.

Cuando damos las instrucciones sobre el uso de la caja de arena, se activan tanto la memoria implícita como la explícita: perceptiva (córtex occipital) y semántica (córtex temporal), episódica (hipocampo derecho). Las figuras serán atractivas en función de la sintonía con recuerdos implícitos/explícitos (ínsula, córtex prefrontal ventromedial y cingulado).

La construcción de la escena implica el mantenimiento de la atención y memoria de trabajo (córtex prefrontal dorsolateral) junto al procesamiento de estados internos (córtex prefrontal ventromedial y cingulado anterior).

Respecto al funcionamiento de los dos hemisferios cerebrales, durante el uso de la técnica, el hemisferio izquierdo está más relajado, ya que no se solicita interacción a través de la palabra (sí ocurre en terapias como la cognitivo-conductual).

No se va a juzgar si el pensamiento es distorsionado, ni se van a censurar “pensamientos irracionales”.  Se va a aceptar cualquier expresión emocional. Esto permite un predominio en un primer momento del hemisferio derecho: elegirá figuras conectadas con su historia, sintonizadas con los estados emocionales internos, creará según sus activaciones, guiando la colocación de los elementos en la arena.

Nos interesa en un primer momento activar más el hemisferio derecho, y luego que lo haga también el izquierdo, participando en la construcción de la narrativa de lo que ha ocurrido dentro del elemento contenedor de la caja azul. Para facilitar esta interacción entre hemisferios podemos realizar preguntas abiertas, tipo: ¿Te gustaría contarme algo sobre lo que está ocurriendo?

Esta integración hemisférica va a ser clave en el proceso de elaboración del contenido traumático, que había quedado aislado, pudiendo integrarse en nuevas redes neuronales, facilitando así la superación de los síntomas.

[Video] La caja de arena en psicoterapia

En el siguiente documento gráfico, la propia Dora Kalff, analista Junguiana poco convencional, nos aporta su peculiar concepción de la Caja de arena como técnica proyectiva y terapéutica, capaz de hacer visible lo invisible, ofreciendo espacio y libertad para que el inconsciente se exprese en imágenes concretas.

El reflejo de la realidad interna en el juego con la caja de arena

A continuación ofrecemos para su descarga un excepcional documento firmado por las psicólogas Liliana Alzate y Cecilia Muñoz, en el que se analiza la caja de arena Junguiana como instrumento de juego terapéutico en la infancia bajo el marco de la teoría Kleiniana.

Según sus propias autoras “… se presentan algunas reflexiones sobre la manera de utilizar como instrumento de juego la Caja de arena, desarrollada por la escuela Junguiana a partir del trabajo de Kalff (1980), y utilizarla bajo la teoría de Melanie Klein (1958,1959) para explorar la estructura y el funcionamiento del sí-mismo y los objetos en la realidad interna y externa“.

Un texto de gran valor para quienes muestran interés por la técnica de la caja de arena desde una perspectiva más abierta y enriquecedora.

Imagen cortesía de Pixabay

La “Caja de arena” ¿Qué ocurre en el cerebro cuando jugamos? Mª Victoria Sánchez
Valora este artículo

Resumen: La caja de arena es una herramienta terapéutica de utilidad contrastada para el trabajo con niños y adultos. Especialmente indicada ante situaciones traumáticas, la caja de arena es muy útil cuando resulta difícil la verbalización de los contenidos psíquicos

3.8

De utilidad


Opinión del lector: 3.9 (8 votes)

Tags: , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑