Psicopatía y maltrato infantil: Cómo se relacionan según la ciencia

Alida Garrido
Compartido por

Es relativamente común presuponer cierta relación de causalidad o determinante entre el maltrato infantil, ya sea este físico o psicológico, y la psicopatía. Pero ¿qué hay de realidad en esta creencia a menudo reforzada por el cine y la literatura no científica?.

Intentaremos poner algo de luz sobre esta cuestión, haciendo para ello un repaso por las conclusiones más relevantes extraídas de los estudios más recientes al respecto.

Definiendo Psicopatía y Maltrato infantil

Antes de intentar establecer cualquier tipo de relación entre estas dos variables es necesario acotar cada una de ellas del modo más preciso posible. En lo que respecta al maltrato infantil, tomaremos como referencia la definición aportada por la OMS:

“Abuso o maltrato físico y/o emocional, abuso sexual, abandono o trato negligente, explotación comercial o de otro tipo, de la que resulte un daño real o potencial para la salud, la supervivencia, el desarrollo o la dignidad del niño en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.

Se trata de una definición especialmente útil, ya que tiene en cuenta todas las posibles variantes del maltrato: físico, psicológico, sexual, explotación, abandono o negligencia.

En cuanto a la Psicopatía resulta algo más complejo encontrar una definición de consenso. El primer autor en mencionarla fue Phillipe Pinel (1801-1862), que la definió como “manía sin delirio”, refiriéndose a personas que tenían respuestas emocionales inapropiadas y presentaban una ira impulsiva permaneciendo intacta su capacidad de razonamiento.

Según el DSM, que ha mantenido su definición de Psicopatía de un modo más o menos estable a lo largo de sus diversas revisiones, la característica esencial del trastorno antisocial de la personalidad (al que considera equivalente a psicopatía, sociopatía o trastorno disocial de la personalidad) es un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás.

Este patrón comienza en la infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta e incluye los siguientes rasgos de personalidad: Desinhibición, Agresividad, Irresponsabilidad, Hostilidad, Mezquindad, Engaño, Insensibilidad, Narcisismo, Manipulación e Impulsividad.

El Maltrato Infantil y sus consecuencias

Ante la dificultad de encontrar estudios que hayan establecido una relación directa entre el maltrato infantil y la psicopatía, hemos optado por recurrir a los muy diversos trabajos que han evidenciado las diferentes consecuencias que el maltrato infantil puede tener sobre la personalidad y la conducta, lo que nos permitirá extraer algunas conclusiones al respecto de su relación con el trastorno antisocial psicopático o psicopatía.

Consecuencias psicopatológicas

Encontramos un buen número de estudios que evidencian como el maltrato infantil puede tener consecuencias irreversibles, ya que a edades tempranas el cerebro humano está en un proceso de desarrollo y las experiencias traumáticas pueden afectar al menor tanto a nivel físico como cognitivo.

En este sentido se pueden observar secuelas cognitivas, altos niveles de estrés psicosocial, dificultades conductuales y problemas sociales que se pueden asociar con distintas psicopatologías: conducta antisocial, trastorno de estrés postraumático, aislamiento social, trastornos de personalidad, esquizofrenia, consumo de drogas y delincuencia, conductas suicidas y trastornos de ansiedad y depresión.

Consecuencias según el tipo de maltrato

El maltrato físico, emocional o sexual parece tener repercusiones más graves que el maltrato por negligencia o abandono, ya que las acciones más directas de maltrato podrían ejercer una mayor influencia que la falta de atenciones o la no satisfacción de necesidades básicas.

Otros estudios afirman una peor salud mental en víctimas de abuso sexual infantil que en otros tipos de maltrato, aumentándose hasta cuatro veces la probabilidad de desarrollar trastornos de personalidad en estas víctimas que en el resto.

Para Johnson y cols. (1999), es destacable la asociación de riesgo de trastorno límite en víctimas de abuso sexual y de trastorno antisocial en el maltrato físico.

Por otra parte trabajos como los de Tricket y cols. (2001), establecen una relación directa entre la experiencia del abuso y sus consecuencias. Factores como la duración del abuso, el grado de violencia, la figura paterna como maltratador, o la precocidad en el abuso, determinan la gravedad del diagnóstico.

Otros estudios relevantes

Para Cleckley (1976), las características de una persona con una conducta psicopática, como pueden ser la ausencia de remordimientos, la incapacidad de amar, la ausencia de reacciones afectivas básicas y el comportamiento irresponsable, son las mismas características que se pueden encontrar en una persona que ha sido maltratada durante su infancia.

Otras conclusiones interesantes son las extraídas por Adrian Raine (2000), quien establece cómo el conflicto familiar puede convertirse en predictor del comportamiento delictivo y del carácter agresivo y antisocial.

También lo son las de Chapman y Scott. (2001), que evidenciaron cómo las experiencias de abusos infantiles incrementan en un 30% el riesgo de ser maltratador en la edad adulta, convirtiendo así el abuso en una conducta aprendida.

La mediación genética

De una especial relevancia es el estudio realizado por Caspi A, et al. (2002) en relación a la predisposición genética relacionada con la conducta antisocial. Estos autores encontraron un polimorfismo funcional en el gen que codifica una enzima cerebral implicada en la respuesta a situaciones aversivas y vinculada al comportamiento violento.

Esta enzima podría ejercer un efecto moderador sobre los efectos ambientales del maltrato, ya que los niños maltratados con altos niveles de esa enzima eran menos propensos a desarrollar una conducta antisocial en su vida adulta.

El Maltrato Infantil como predictor de la Psicopatía adulta

Tras todo lo analizado anteriormente, parece evidente que el ambiente socio-familiar conflictivo y el maltrato en la infancia son factores determinantes en la conducta antisocial adulta, incrementando de manera notable el riesgo de padecer en el futuro un trastorno de la personalidad, y en particular un trastorno psicopático.

Cabe también destacar que es el maltrato físico y el de carácter sexual el que se percibe como un mayor predictor para el desarrollo posterior de este tipo de trastornos.

En cualquier caso es igualmente evidente que no puede establecerse una relación estable de tipo causa-efecto entre las situaciones de maltrato en la infancia y el trastorno antisocial/psicopático.

Esta variabilidad podría ser explicada en gran parte (aunque no en su totalidad) por la existencia de una predisposición genética vinculada al genotipo que podría actuar como factor modulador entre ambas variables.

Psicopatía y Maltrato Infantil en el Cine

Como decíamos al comienzo, el cine y la literatura han reforzado ampliamente la idea de que psicopatía y maltrato van de la mano. A continuación te sugerimos dos propuestas cinematográficas donde esta relación queda recogida de un modo magistral, y que no te dejarán indiferente.

Psicosis (1960)

Basada en la historia real del asesino en serie Ed Gein “el carnicero de Plainfield”. Este tuvo una infancia dura, con un padre alcohólico y maltratador y una madre fanática religiosa y estricta, que educaba a sus hijos a base de castigos y les aislaba del resto de la gente, sobre todo de las mujeres, a las que consideraba un pecado del que debía mantener alejados a sus hijos.

En esta película se muestra lo que es capaz de hacer un niño solitario en el que se deja entrever un deseo incestuoso hacia su madre (complejo de Edipo) y en lo que la represión de su madre le convirtió.

Tenemos que hablar de Kevin (2011)

¿Hasta qué punto el rechazo de una madre hacia su hijo puede criar un “monstruo”? ¿Si una madre no tiene empatía hacía su hijo como puede este desarrollarla? ¿Y si el mal lo hemos creado nosotros mismos? ¿Qué puede haber más determinante en una persona que la falta de amor de su madre?

En esta película se muestra como la falta de amor y las desatenciones de una madre que intenta, pero no logra, querer a su hijo, puede marcar la vida de este hacia un camino destructivo.

 

Psicopatía y maltrato infantil: Cómo se relacionan según la ciencia Alida Garrido
Valora este artículo

Resumen: Aunque el cine y la literatura han reforzado la idea de que maltrato infantil y psicopatía mantienen una relación determinante, no es fácil encontrar estudios que establezcan esta relación de un modo categórico.

3.8

De utilidad


Opinión del lector: 4.3 (8 votes)

Tags: ,



Volver arriba ↑