El deporte: un factor de protección y desarrollo para los jóvenes

Facundo Tardivo
Compartido por

Realizar actividad física genera beneficios para la salud, no sólo logra mejorar aspectos biológicos sino también favorece la sociabilidad y cuestiones de índole psicológicas.

Su realización o práctica es aconsejable en todas las etapas evolutivas de la vida, desde la niñez hasta la vejez. Encontrarse en una óptima forma física desde edades tempranas promueve una mejor calidad y mayor duración de la vida.

La adolescencia se caracteriza por ser un momento de transición, que marca el paso de la niñez a la edad adulta. En el período adolescente se producen cambios biológicos, psicológicos y sociales a una gran velocidad.

Los padres de éstos jóvenes suelen sentirse preocupados, desorientados y en varias oportunidades no sabiendo cómo accionar: un gran aliado en esta característica etapa de la vida es el deporte.

Debido a un enorme y veloz desarrollo tecnológico que está influenciando a las culturas, (ascensores, TIC, televisión, videojuegos, vehículos, etc.) la actividad física se ha reducido tanto en jóvenes como en adultos, generando como síntoma más visible el sedentarismo y sus lamentables -pero prevenibles- consecuencias.

La importancia del deporte para la salud física, mental y social adolescente es indiscutible: según la OMS (Organización Mundial de la Salud) un 35% de las enfermedades de adultos se inician en la adolescencia, por lo tanto es esencial abordar ésta cuestión con el fin de reintroducir la actividad física en nuestra vida.

Dicho esto, es importante y necesario tener en consideración los beneficios de la realización de deportes físicos en ésta etapa de la vida:

La formación del carácter

El deporte interviene positivamente en la formación de carácter del adolescente, ya que le permite:

  • Darle importancia a la disciplina (todo deporte tiene reglas o normas de juego) y a la responsabilidad.
  • Valorar el esfuerzo en pos de un objetivo.
  • Adquirir el sentido de la competitividad siempre y cuando se desarrolle en forma moderada: lograr objetivos, aceptar y aprender de las derrotas.
  • Respetar y aceptar las diferencias, al otro (tanto a los compañeros de equipo cómo a los “rivales” del juego).
  • Considerar fundamental la cooperación para lograr objetivos.
  • Sociabilizar, especialmente para aquél que posee dificultades de relacionarse con sus pares: de esta manera se rompen las barreras de comunicación para muchos adolescentes introvertidos o tímidos. El deporte pone de relieve las similitudes y salva divisiones culturales y étnicas.
  • Sentido de pertenencia, se desarrollan valores como la generosidad, se comparten alegrías y decepciones (percepciones éstas tan presentes en ésta etapa evolutiva), y genera un sentimiento de aceptación por parte de los demás.
  • En deportes individuales, le permite fomentar la creatividad y la autonomía entre otras características, es decir la confianza en uno mismo.

Otros beneficios psicológicos

  • Disminuye la ansiedad: la movilidad corporal regular fomenta canalizar ansiedades generadas por la etapa madurativa propia del adolescente, promoviendo además un buen descanso reparador por las noches y consecuentemente mayor bienestar para el día siguiente.
  • Posibilita la liberación de tensiones y distracción de las preocupaciones, disminuyendo el malhumor, la irritación y otros estados emocionales.
  • Es sumamente recomendado para personas que padecen estrés o depresión.
  • Mejora la capacidad de memoria y concentración: ambas se encuentran beneficiadas al aumentar el flujo de oxígeno al cerebro.

Beneficios físicos

  • Practicado de manera regular, disminuye en el adolescente el tiempo dedicado a actividades lúdicas pasivas y sedentarias, previniendo diferentes enfermedades como trastornos cardíacos, osteoporosis y obesidad, entre otras.
  • Promueve un bienestar inmediato ya que durante la actividad se produce liberación de hormonas -endorfinas- encargadas de generar sensación de bienestar y vitalidad.
  • Fortalece huesos y músculos, baja la presión arterial y los niveles de colesterol.
  • Contribuye a una adecuada maduración del sistema músculo-esquelético y de sus habilidades psicomotoras. Evita las malas posturas corporales.

Beneficios psicosociales y de protección

  • Compartir con padres y/o familiares: esta posibilidad de ocio, necesaria en la vida, permite la coincidencia en tiempo y espacio del joven con sus padres o familiares, relaciones cada vez menos estrechas y estables por factores socioculturales.
  • Considerando los sucesos que acontecen actualmente, es de importancia mencionar que el deporte es considerado un factor de protección elemental: previene la adquisición de hábitos perjudiciales para la salud como lo es el consumo de drogas tanto legales como ilegales.

¿Y el deporte en los adultos?

En la actualidad, se observa cada vez más requerimientos desde la población adulta de ayuda profesional aludiendo malestares relacionados a la ansiedad, depresión y estrés.

Más allá del abordaje psicológico como una cuestión fundamental, debemos considerar al individuo como un ser biopsicosocial, es decir como una unidad en dónde lo biológico, lo social y psicológico están presentes y fluctúan repercutiendo en los estados de ánimo de la persona.

Dicho esto, y teniendo en cuenta los beneficios ya descritos, se hace necesario recalcar la importancia de la práctica deportiva física en la adultez.

En simples palabras permite al individuo “desconectarse” de la rutina y de los inconvenientes pertenecientes al ámbito laboral, descansando por un momento de los incesantes pensamientos que van y vienen generando malestar, mala predisposición, actitudes y hasta inconvenientes para conciliar y mantener el sueño.

Por otro lado, permite un espacio de ocio y de sociabilidad: mantenerse en contacto con allegados y amigos que por el ritmo de vida y cotidianeidad se torna complicado coincidir en otro espacio y tiempo que no sea en una actividad de ésta índole.

Los organismos internacionales y el consenso de especialistas recomiendan para los adolescentes tres sesiones, de al menos 30 minutos de actividad física intensa a la semana, para lograr obtener un correcto estado de forma y todos aquellos beneficios intrínsecos que comporta la actividad física sistemática.

Nota del Editor

Se comparte para su descarga en PDF el interesante documento “El valor del deporte en la educación integral del ser humano”, firmado por Melchor Gutierrez (Universidad de Valencia), en el que se realiza un recorrido por el concepto de actividad física a lo largo de las distintas etapas del desarrollo, al mismo tiempo que se ofrecen propuestas encaminadas a desarrollar la práctica físico-deportiva en su vertiente más positiva.

Imagen libre de derechos cortesía de Pixabay.com

El deporte: un factor de protección y desarrollo para los jóvenes Facundo Tardivo
Valora este artículo

Resumen: Muchos de los adolescentes que abandonan el deporte en este período ya nunca vuelven a reencontrarse con él, lo que incide de manera importante en el futuro de su vida activa.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4.6 (10 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑

Inline
Inline