¿Personas tóxicas? ¡Huye sin más!

Nerea Casado Quintana
Compartido por

Negatividad, quejas, resentimiento, envidia, celos, crítica, frustración, necesidad de reconocimiento, egoísmo, sensación de ser importante, manipulador, baja autoestima, inseguridad… todos estos adjetivos son las características que conforman una personalidad un tanto peculiar.

Ese tipo de ser humano que aparece a tu lado, de repente, y consigue sacar lo más negativo de ti, y aun así, hacerte creer que la culpa de lo que ocurre la tienes tu y no él.

Ese ser que regala consejos que nunca toma él mismo; que grita lealtad cuando su conducta es totalmente antagónica y que se conforma con estar a tu lado y machacarte poco a poco, hasta que consigue sacarte de tus casillas. Y aun en ese momento, son incluso capaces de echarte la culpa de ello.

Si, evidentemente estamos hablando de las personas tóxicas.

Las peculiaridades de estos sujetos parecen muy evidentes, ¿Quién no podría identificar de lejos a una persona insegura que intenta manipularte de alguna manera? ¿Quién no reconoce a un individuo egoísta, envidioso y negativo nada más abrir la boca?

Pues no, créeme que una persona de este tipo se encargará de que no descubras su verdadera personalidad hasta pasado un tiempo, de hecho, de entrada, suelen aparentar lo contrario a lo descrito anteriormente. Parecen ser personas amables, seguras, positivas, con una sonrisa agradable y una cercanía un tanto rápida con los demás.

Todos nos hemos cruzado con alguien así, quizás posiblemente tengamos a alguien así a nuestro lado y probablemente nos aguarde alguna persona cercana en el futuro con estas características.

¿Cómo reconozco a una persona tóxica?

Además de las cualidades mencionadas anteriormente, las personas tóxicas suelen tener un comportamiento común. Normalmente, son sujetos que tienen que ser protagonistas en todas las situaciones y conversaciones, sea de la manera que sea.

Suelen estar hablando de ellos mismos y contando cualquier cosa que les haya pasado y muy pocas veces preguntan a los demás por acontecimientos de su vida y en la mayoría de casos, cuando lo hacen, es en algún tema en el que ellos sobresalgan para poder indicar sus habilidades y hablar de si mismos de nuevo.

Siempre quieren estar delante de ti, si le explicas algo alucinante ellos siempre tienen algo por encima para contar; suelen ser individuos que no terminan de disfrutar lo que tienen; la mayoría no se siente bien físicamente ni tampoco con su manera de ser, y de ver la vida.

Habitualmente, apelan al rol de víctimas para generar culpa y pena por ellos, y continuamente suelen quejarse de su vida. Aunque, las característica común y más importante es que son personas que no las ves venir, que no crees que podrían tener ese comportamiento contigo.

¿Cómo actúo ante una persona tóxica?

Huye. Sin más, huye. No esperes que ese sujeto cambie, no dejes pasar el tiempo hasta que su negativismo te contagie completamente, simplemente, huye.

Hay que desintoxicarse de estas personas y la mejor manera es cortar de raíz. Sin más.

¿Te es imposible no volver ni a mirar a esa persona porque es parte de tu familia, tu negocio o tu vida de alguna manera? Entonces solo te queda hablar contigo mismo muy seriamente y afrontar esta situación de la manera más efectiva.

En primer lugar, comunícate con ella de manera asertiva, no entres en sus juegos e ignora cuando consideres que está comenzando algún tipo de manipulación contigo.

Es importante que relajes las tensiones, ya le has pillado el punto a esa persona y ya sabes como es, así que ahora no puede utilizarte a su libre albedrío, por lo que, mantén el sentido del humor y considera una buena solución la risa, recuerda que esta proporciona muchos beneficios. Establecer un marco de relación respetuoso será lo más agradable para ti.

Ya que no podemos eliminar a esa persona de nuestra vida, tenemos que eliminarla de nuestra mente. Hay que dejar de pensar en ella y en sus comportamientos, así eliminaremos la negatividad y dejaremos de colapsarnos.

Debemos dejar de asociar emociones a esa persona así no nos dejaremos llevar por ellos. Cuando eliminemos esa asociación, ese individuo comenzará a ser indiferente para nosotros. Es ahí a donde queremos llegar.

En cuanto para ti deje de tener importancia el comportamiento de esa persona, para esa persona ya no tendrá sentido seguir intoxicándote. Por último, ajusta tus expectativas, de una persona tóxica no se puede esperar nada bueno.

Y recuerda que, las personas toxicas no intoxican a quien quieren, sino a quien pueden. Esta en tu mano poner el límite.

“El «tóxico» nunca sabe que lo es, pero todos los demás, sí. Nunca está vibrando como su entorno. Además, interrumpe las vibraciones”  – Nicolás Posse.

Imagen libre de derechos cortesía de Pixabay.com
¿Personas tóxicas? ¡Huye sin más! Nerea Casado Quintana
Valora este artículo

Resumen: Aunque existen estrategias para enfrentar a las personas tóxicas, el mejor modo de desintoxicarse es cortar de raíz, es decir, cuanto más lejos mejor.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.8 (11 votes)

Tags: ,



  • Julio César Luna

    Saludos, colega. Yo tengo una especie de reticencia a aceptar ese concepto de gente “tóxica”. Me parece peligroso y demasiado subjetivo. Con respecto a la nota, esa expresión en negritas de “consigue sacar lo más negativo de ti” la considero contradictoria con lo que tratamos de hacer en terapia para que la gente asuma como propias sus emociones y conductas, no trasladándolas a otros. Un tema para seguir discutiendo. Saludos.

Back to Top ↑