La empatía como promotora de la Inteligencia Emocional

Rebeca Pozuelo Fernández
Compartido por

La empatía como promotora de la Inteligencia Emocional Rebeca Pozuelo Fernández
Valora este artículo

Resumen: La empatía es una variable fundamental en el estudio de la conducta humana, y su análisis resulta de enorme interés tanto en el ámbito de la psicopatología como en el estudio de la conducta prosocial.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4 (9 votes)

Normalmente lo que sabemos acerca de la empatía va dirigido a examinar sus mecanismos cerebrales implicados, ya que es una campo de investigación de gran interés y de gran utilidad.

Sin embargo en el presente artículo nos vamos a centrar en qué es la empatía, cómo se desarrolla en el ser humano desde la infancia, y qué ventajas tiene la empatía para nuestra vida diaria, así como la necesidad de inculcar y permitir el desarrollo de este elemento en los niños y adolescentes para promover la inteligencia emocional.

¿Qué es la empatía y por qué se produce?

Desde una visión integradora en la que se considera que la empatía es una capacidad que se compone de aspectos cognitivos y afectivos, Davis (1980) establece que la empatía es un constructo multidimensional que incluye cuatro componentes diferentes aunque relacionados entre sí.

Por un lado, dentro de la dimensión cognitiva (a nivel de los pensamientos) distingue: Fantasía, referida a la tendencia a identificarse con personajes de ficción y Adopción de perspectivas, refiriéndose a la consideración de la perspectiva cognitiva del otro.

En relación a la dimensión afectiva (a nivel de las emociones) este autor propone dos escalas: Angustia empática, que es la tendencia a experimentar sentimientos de compasión y preocupación por el otro y Aflicción Personal, que se refiere a la ansiedad que se experimenta la persona al ser testigo de un suceso desagradable para otro.

Por otra parte, desde los años 90 se viene estudiando la empatía desde la Inteligencia Emocional, en la que los modelos más relevantes son, en primer lugar, el de Mayer y Salovey (1997), que se considera la empatía como un elemento que incluye la percepción de emociones de los otros, así como la comprensión de las mismas.

Podría tener relación también con la regulación emocional, tanto de las emociones de uno mismo como de la persona con la que se empatiza, según las conductas seleccionadas como consecuencia de experimentar la emoción.

En segundo lugar, otro modelo de gran relevancia ha sido el de inteligencia socio-emocional de Bar-On (1997, 2000), en el cual se postula que la empatía es un componente de un factor denominado habilidades interpersonales, y es considerada como la capacidad de ser consciente y comprender las emociones, sentimientos e ideas de los otros.

Estos dos modelos, no son tan integrados como el propuesto al principio del artículo ya que en ellos no tiene cabida el componente emocional, centrándose más en el componente cognitivo.

Etapas del desarrollo de la empatía

Para una mayor comprensión de este concepto, a continuación, se propone el desarrollo de la empatía desde la primera infancia de los seres humanos, siendo éste un análisis propuesto por Hoffman (1987).

Comenzando por la primera etapa (empatía global) que comprende el primer año de vida de la persona, consiste en que el niño todavía no percibe a los demás como distintos de sí mismo, por lo que el dolor que percibe en otro, se confunde con los propios sentimientos desagradables, como si les estuviera sucediendo a ellos mismos.

En cuanto a la segunda etapa (empatía egocéntrica) que se corresponde con el segundo año de vida, es consciente de que es otra persona la que experimenta la situación desagradable, sin embargo, asume que los estados internos que experimenta el otro son los que está experimentando él.

Con respecto a la tercera etapa del desarrollo de la empatía del niño (empatía hacia los sentimientos de los demás) que va desde el segundo al tercer año, el niño tiene conciencia de que los sentimientos que experimenta son diferentes a los que está vivenciando la otra persona y responde a ellos de manera no egocéntrica.

Y por último, la cuarta etapa (empatía hacia la condición de vida del otro), que comprende el periodo final de la niñez, se perciben los sentimientos de los demás, no sólo como reacciones del momento, sino como expresiones de su experiencia de vida general, es decir, responde de manera diferente a los estados de dolor transitorios y crónicos, ya que tienen en cuenta la condición general del otro.

¿Qué ventajas ofrece la empatía?

Hay numerosas ventajas de practicar la empatía, aprenderla, desarrollarla y recibirla, ya que fomenta conductas prosociales y por lo tanto la inteligencia emocional, muy necesarias en el progreso desde la infancia, permitiendo el desarrollo de una personalidad adecuada para mantener una calidad de vida óptima, evitando por ejemplo, comportamientos o estilos de comunicación agresivos, estilos narcisistas de personalidad o la introversión, entre otras cosas.

Igualmente es importante decir, que todos los excesos tienen sus inconvenientes y sus consecuencias negativas, por lo que se recomienda que este tipo de capacidad se desarrolle de forma controlada y razonable.

Las ventajas principales son las que se muestran a continuación:

  • Validación de la experiencia emocional: de la otra persona y la de uno mismo cuando es otro el que empatiza, es decir, se confirma que se está experimentando una emoción en concreto y se comprende el por qué.
  • Refuerza que la persona con la que se está comunicando pueda transmitir la información de forma relajada y con incremento de la seguridad. Incrementa la confianza en el interlocutor, ya que fomenta la expresión de ideas, sentimientos, sentirse rechazado o juzgado.
  • A su vez, facilita la comunicación, ya que se aumenta la escucha y la atención hacia la persona que transmite esa empatía.
  • Fomenta la reciprocidad con los otros, aumentando el conocimiento de uno mismo y de los demás. Ayuda a la exploración emocional, la cual es importante para saber identificar y controlar nuestras propias emociones y las de los demás.
  • Refuerza el aprendizaje de nuevas conductas, ya que causa efectos sobre la expresión de emociones frente a la inhibición de estas, ayudando además al control de las mismas.
  • Permite que se desarrollen relaciones íntimas a un tiempo adecuado y dentro de las disposiciones de los implicados en dicha relación.
  • Desahogo, alivio, motivación, reducción de la tensión emocional y una respuesta de aceptación producida por la persona que empatiza.

Nota del Editor

Se ofrece para su descarga como complemento al presente artículo el documento “Empatía: Medidas, teorías y aplicaciones en revisión”, firmado por Irene Fernández-Pinto, Belén López-Pérez y María Márquez (Universidad Autónoma de Madrid), en el que  se realiza una revisión de las principales aportaciones teóricas y metodológicas al estudio de la empatía, y  se comentan las aplicaciones prácticas más importantes del estudio de la empatía en los ámbitos clínico y organizacional.

Imagen cortesía de Pixabay.com

Opt In Image
¡Recibe Psicopedia en tu correo!

Tags: ,



  • Karl Heinrich Pasch

    Empatía: percibir las emociones de los demás hasta cierto punto como propias. ¿Tiene relación con el amor?. Tengo dos teorías, ojalá alguien me ayude cuál es la correcta:
    1.- Si la empatía tiene relación directa con el amor, mientras más se ama, más se sufre cuando el ser amado sufre, y más se goza también. Mi esposa tiene muy poca empatía conmigo; si yo estoy enojado, ni se percata, o si estoy triste; aunque si estoy demasiado feliz, sí lo nota y “me pone en mi lugar”; sin embargo, sus hermanos, idealizados por la distancia, tienen algún problema y ella se entera por teléfono….lo sufre potenciado 10 veces, y probablemente el problema se solucionó, pero hasta no volver a hablarles, sigue sufriendo. ¿Eso significa que mi esposa no me ama?
    2.- No hay relación. Probablemente sea conveniencia. Mi esposa me ve a mi como una persona sin problemas, ni complejos, con una gran fortaleza de carácter, y las emociones siempre bajo control; mi “tristeza” o “felicidad” apenas son perceptibles; si ella se diera por aludida a mis emociones, sentiría que vive con otra persona con trastorno bipolar (como ella misma y sus hermanos) y yo dejaría de ser ese árbol del que se sostiene y protege bajo su sombra.
    ¿cuál de las dos será?
    karlheinrichpasch@gmail.com

    • Jose Manuel Garrido

      Hola Karl. Desde mi punto de vista la empatía es un pilar de las relaciones saludables, y aunque no sabría decirte si existe una relación directa tan clara como la que tu estableces (más amor-más empatía), estoy seguro de que debe estar presente en las relaciones amorosas.
      El proceso Te entiendo (empatía cognitiva) – Te siento (empatía emocional) – Me implico (acción empática), es imprescindible en las relaciones de pareja.

      • Karl Heinrich Pasch

        Gracias por su respuesta. ¡Qué honor!
        Y…¿Usted piensa que hay alguna relación entre el trastorno bipolar y la empatía? Tengo entendido que una perdona con trastorno narcisista de la personalidad carece totalmente de ella….y un bipolar?

        • Jose Manuel Garrido

          No me consta que exista esa relación.

Back to Top ↑