El insight y el necesario descanso

Susana Pérez
Compartido por

“Si querés creeme y si no dejame dormir” Así decía en una presentación bíblica del pasaje en el cual Samuel fue llamado.

Una inmensa verdad se encierra en ella: la patente necesidad de descanso por sobre las convenciones sociales. Y es que, como Maslow lo planteaba, dormir está por sobre las necesidades sociales. La conversación puede estar muy animada pero si tenemos sueño no hay más interés o pena que valga. El cuerpo reclama y se deja caer en brazos de Morfeo.

Por supuesto, como sociedad moderna encontramos maneras no naturales de permanecer despiertos. BBC news publicó hace meses ya, un dato alarmante: invertimos más tiempo con nuestros dispositivos electrónicos que durmiendo. ¿Cómo puede ser que hemos invertido los niveles jerárquicos de la pirámide de Maslow? No lo sé. Pero de alguna manera hemos alterado los procedimientos del psiquismo humano.

Muchos pueden asegurar que los conservadores extremos sobre-dimensionan los datos para convertirlos en problemas alarmantes. Eso puede ser verdad, en parte, ya que “demonizar” la tecnología es una postura muy imprudente en una era digital innegable.

Empero, no se puede negar que existen repercusiones en la manera tan acelerada que pretendemos vivir actualmente. Estas repercusiones, según mi opinión, ataca más a la salud física o emocional, a nuestra capacidad innata de hacer insight. Pero ¿qué es un insight y cómo es que lo perdimos?.

Bueno, para comprender el fenómeno debemos regresarnos (aunque a muchos no les agrade) al modelo topográfico psicodinámico de Freud. Freud organizó su teoría en 5 modelos bien definidos que responden, aunque usted no lo crea, a leyes de la física. En esta ocasión, tocaremos dos de modo muy superficial.

El modelo topográfico

Las personas tenemos la consciencia organizada en tres niveles como si fuera un edificio: con un sótano y acceso a los cimientos.

En los cimientos, al cual Freud llamó “inconsciente” (o “Unbewußten” en el alemán original) se guarda todo: recuerdos, imágenes, conocimientos, ideas, deseos, impulsos… todo.

A este nivel, solemos llegar poco ¿Por qué? Porque no toda la información que se guarda ahí es sana para nuestra personalidad.

El nivel que sigue “el sótano” es “el pre-consciente” una especie de antesala para el nivel que sigue “el consciente”. Para Freud, esta antesala juega un papel importante en la salud porque siempre norma, gracias a un punto de represión, lo que se permea o no de un nivel a otro. El pre-consciente es permisivo con toda la información que entra al inconsciente pero es autoritario y receloso con la que sale de él por salud.

El consciente tiene la información que necesitamos para vivir si y sólo si es sana para nosotros.

Freud, determinó luego de tanto luchar con las neurosis y las histerias, el mecanismo sano y el no sano de manejar el flujo de la información.

La dinámica de la libido

En primer lugar, entendamos la libido en términos freudianos puros, es decir: “la energía psíquica que mantiene la actividad humana”. En otras palabras lo que nos mantiene vivos.

Esta energía se asemeja a un montón de líquido en una botella o contenedor sellado y puesto “de canto” en una superficie irregular. El líquido nunca estará quieto, se acumulará en un punto, generará presión por las leyes de la dinámica de fluidos, y luego se redistribuirá  en una manera equitativa en todo el contenedor. Para nuestra analogía, el contenedor es la consciencia y el líquido ese impulso de vivir que todos tenemos.

En ese sentido, una persona sana viviría sin problemas ese estira y encoge de la libido que, como todo líquido, cuando pasa al inconsciente arrastra cosas al pre-consciente y este al consciente.

El insight

El insight es el mecanismo que, por flujo de energía psíquica, trae a la consciencia información importante, usualmente de golpe.

Sólo la personalidad sana vive un insight de manera espontánea y aquí entra la importancia del descanso. Las personas que logran descansar mantienen un flujo de líbido equilibrado, además de permitir que el pre-consciente decida con propiedad si deja o no pasar tal o cual información.

Al contrario, unos niveles de consciente alterados hacen al pre-consciente duro e inaccesible que no deja pasar nada porque está demasiado cansado para analizar cada dato que quiere llegar al inconsciente.

Así vivimos sin alguna información relevante para nuestro actuar diario, olvidamos cosas importantes e ignoramos datos cruciales que tenemos en la cabeza. Todo esto porque estamos demasiado cansados para funcionar normalmente a nivel consciencia.

Esto genera un círculo vicioso que nos exige más energía psíquica y nos mantiene dando vueltas infructuosas, porque permanecemos estáticos en una actividad que no podemos terminar con prontitud. Lo cual nos cansa y nos obliga a  buscar maneras de permanecer despiertos… y vuelta a empezar.

Pienso que es más productivo tomarse un pequeño descanso que obligarnos a permanecer conscientes cuando nuestro cerebro no da más.

Esto me genera una pregunta ¿Cuándo fue la última vez que tuvo un insight?… Si no lo recuerda ¡Creo que es hora de irse a dormir!

Para Michelle Vigil.

Nota del Editor

Se comparte para su descarga en PDF el magnífico documento “El Insight en Psicología”, firmado por Vicente Seguí y editado por el ISEP, en el que se hace un completo repaso por el concepto, que va desde la propia definición y marcos teóricos que lo explicann, pasando por su evaluación y terminando con su aplicación al  contexto terapéutico.

Una lectura imprescindible para entender el concepto de insight y su importancia en la comprensión de un buen número de fenómenos psicológicos.

Imagen cortesía de Pixabay.com

Opt In Image
¡Recibe Psicopedia en tu correo!
El insight y el necesario descanso Susana Pérez
Valora este artículo

Resumen: El "darse cuenta" es un fenómeno importante como impulsor del cambio terapéutico, además de estar relacionado con procesos como el aprendizaje o la creatividad.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4.3 (5 votes)

Tags: , , ,



Back to Top ↑