El ciclo de la violencia de género (Y una guía clínica)

Raquel Gil de Prado
Compartido por

A estas alturas ya se han extendido ciertos conocimientos en torno a la idea de la violencia de género. Atrás quedaron los años en los que los medios de comunicación difundían noticias de violencia machista bajo el nombre de “crímenes pasionales”.

Aún así, todavía hay un gran desconocimiento en lo que concierne a la violencia de género y los modos que tiene ésta de manifestarse.

Por ejemplo, puede plantear dudas considerar algo como maltrato físico o psicológico. ¿Qué determina que estemos ante uno u otro? ¿las acciones del agresor? ¿las consecuencias para la persona que sufre el maltrato?.

Lo cierto es que, independientemente del tipo de agresión, si es física, sexual o verbal, siempre va a producirse algún tipo de huella a nivel psicológico. De todos modos, para calificar una determinada situación de maltrato nos basaremos siempre en los actos del agresor.

En los casos de violencia de género, llama la atención como hay víctimas que, a pesar de percibir la violencia física que sufren, no son capaces de salir de la situación. ¿Por qué pasa esto?

¿Qué explica que se mantenga el maltrato?

Leonore E. Walker formuló la teoría del ciclo de la violencia, que explica en bastantes casos por qué la mujer no se percata de que su relación de pareja no es positiva para ella. Según dicha teoría, habría tres etapas en el maltrato conyugal:

1. Etapa de acumulación de tensión

Cualquier problema cotidiano puede ser motivante de disputa y agresión por parte del maltratador. La víctima puede tener cierto control sobre estos episodios, en el sentido de poder prever en cierta medida cuando sucederán.

2. Incidente violento

La conducta de la víctima es castigada por la pareja. Esta segunda etapa  constituye el momento más breve del ciclo de violencia, y puede ser la clave para poner fin al maltrato acudiendo a la policía u otro organismo pertinente.

3. Etapa de arrepentimiento

Se suele llamar etapa de la luna de miel. El agresor promete cambiar y vuelve a haber un clima de bienestar y armonía. La víctima cree que la nueva situación es la definitiva, que su pareja ha recapacitado y no volverá a cometer ningún acto violento.

Cree que todo ha sido un episodio aislado y le encuentra una justificación en que su pareja ha tenido un mal día, o en alguna frase dicha por ella que pudo haberlo molestado y “sacado de sus casillas”.

Una vez que pase un tiempo (cada vez menor una vez que se dé el primer acto violento), volverá a iniciarse el ciclo de violencia.

Otra vez Acumulación de tensión -> Acto violento-> Arrepentimiento.

La persona que es víctima del maltrato puede empezar a sentirse culpable “¿Por qué me hace esto? ¿Es que es mi culpa? ¿Le he provocado y por eso me ha pegado?”. Además, disminuirá su autoestima al ver que, una y otra vez, sus expectativas de volver a tener una relación armónica fracasan.

Hay factores que predispondrán al mantenimiento de la violencia. La mujer que siente que algo no va bien en su relación o que acaba con marcas de golpes puede aislarse de familiares y/o amigos, con el objetivo de que estos no se enteren o porque piensa que no la entenderán.

No entenderán que es que él “no es así, esto es temporal, volverá a ser tan encantador como siempre, cambiará”. Por otra parte, el agresor puede favorecer que se produzca este aislamiento de forma que ella no se dé cuenta “tus amigos no te valoran, mira lo que te dijo este… tú vales más que ellos…”. Todo esto hará que, progresivamente, si no se le pone freno, se cronifique la violencia.

Nota el Editor

Se comparte para su descarga en PDF la Guía de Práctica Clínica “Actuación en salud mental con mujeres maltratadas por su pareja”, editada por el Servicio Murciano de Salud (España).

Se trata de un documento imprescindible para los profesionales de la salud mental involucrados en la atención a mujeres víctimas de violencia, que además de hacer un repaso exhaustivo por los diferentes modelos de intervención, incluye entre sus anexos un buen número de referencias, pruebas y escalas diagnósticas, guiones de entrevista clínica e incluso un modelo de informe clínico adaptado.

El ciclo de la violencia de género (Y una guía clínica) Raquel Gil de Prado
Valora este artículo

Resumen: La prevalencia global de mujeres maltratadas en España es del 9,6%. Sin embargo, muchas tienen dificultad para reconocer y denunciar el maltrato.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.2 (13 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑