Los pacientes con esquizofrenia no son los únicos que escuchan voces

Jose Manuel Garrido
Compartido por

Los pacientes con esquizofrenia no son los únicos que escuchan voces. De acuerdo con las últimas investigaciones, aproximadamente el cinco por ciento de la población escucha voces sin que hayan sido diagnosticados de enfermedad mental alguna.

Entonces, ¿cuál es la diferencia – en términos de actividad cerebral – entre las personas sanas que escuchan voces y las que sufren de una enfermedad mental? ¿Cómo pueden estas diferencias ayudarnos a entender mejor la esquizofrenia?.

Estas son algunas de las preguntas que intenta responder la investigación actual que se está llevando a cabo en la Universidad de Bergen en Noruega.

Durante un período de cinco años, los investigadores de esta Universidad han estado estudiando los procesos cerebrales que hacen que las personas escuchen voces. Un informe reciente publicado en Frontiers in Human Neuroscience muestra algunos  resultados sorprendentes.

“Hemos encontrado que la corteza auditiva primaria de las personas sanas que oyen voces responde menos al estímulo exterior que el área correspondiente del cerebro en las personas que no oyen voces”, dijo la autora principal Kristiina Kompus, del Departamento de Psicología Biológica y Médica.

La corteza auditiva primaria es la región del cerebro que procesa el sonido. Los resultados muestran que las personas sanas que oyen voces comparten algunos atributos con los pacientes con esquizofrenia, ya que la región cortical en ambos grupos reacciona menos al estímulo exterior.

Sin embargo, hay una diferencia importante entre los dos grupos: las personas con esquizofrenia tienen una menor capacidad para regular la corteza auditiva primaria utilizando el control cognitivo, mientras que los que oyen voces, pero están sanos son capaces de hacerlo.

“Debido a este control cognitivo, las personas sanas que oyen voces son capaces de dirigir su atención hacia el exterior. Esto los diferencia de los esquizofrénicos, que tienen una tendencia a dirigir su atención hacia el interior debido a su menor capacidad para regular su corteza auditiva primaria”, dijo Kompus.

Estos descubrimientos nos permiten dar un paso más hacia la comprensión de las alucinaciones auditivas de los pacientes esquizofrénicos y por qué las voces pueden llegar a convertirse en un problema para algunas personas, pero no para otras.

¿Pueden oír voces lo sordos esquizofrénicos?

La respuesta es contundente: Sí. Es más, las personas sordas parecen tener una mayor tendencia a sufrir alucinaciones auditivas, aún no siendo esquizofrénicos.

De los estudios realizados con estas personas, alrededor de la mitad de los sordos que se expresan mediante signos y que han sido diagnosticados de psicosis, refieren haber oído voces en ausencia de estímulos externos.

Esta es una prevalencia similar a la encontrada en la población general con esquizofrenia.

Los pacientes con esquizofrenia no son los únicos que escuchan voces Jose Manuel Garrido
¿Te ha gustado este artículo? Valora su utilidad

Resumen: Las alucinaciones auditivas son un síntoma típico de la esquizofrenia, sin embargo no todas las personas que oyen voces padecen esta enfermedad.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.9 (13 votes)

Tags:



  • Excelente, conciso y preciso! Ahora me confieso: yo también oigo voces! ;)) Un abrazo, compañeros!

    • Gracias por tu comentario. Ayuda saber que los contenidos que publicamos resultan útiles. Y mírate lo de las voces…no sea que… 🙂

      • Los resultados confirman que estoy mentalmente sana. Tengo pruebas! 😉 Pero una sana dosis de locura a veces es necesaria para estar del todo sano… Un abrazo!

  • Patricia

    Muy buen artículo y muy revelador.

    Desde lo que yo he leido,un cerebro esquizofrénico tiene elevados niveles de dopamina que interviene en los procesos de atención.
    Ese nivel elevado de dopamina,es una de las razones por las que,la persona que sufre esquizofrenia,mantiene en una posición elevada la ratio estímulo/alerta (que no tiene porque implicar al arousal);prestando excesiva atención a estímulos que pueden pasar desapercibidos o que realmente no tienen particular relevancia.

    Al cerebro esquizofrénico le cuesta priorizar y seleccionar la importancia de los estímulos que recibe vengan de las vias que vengan.(Es como si la dopamina lo tuviera todo encharcado y el enfermo no supiera por que lugar achicar el agua primero)

    Una persona con el cerebro sano y la función neurotransmisora equilibrada,si controla el nivel de alerta que debe poner sobre un estímulo y distingue entre lo interior y lo exterior.

    • Gracias Patricia por tu comentario. Como ya viene siendo habitual aportas contenidos interesantes para el debate. Cordiales saludos.

      • Patricia

        Aprendo mucho con vosotros,el placer es mío.Un saludo 🙂

Back to Top ↑

Inline
Inline