Etiquetas diagnósticas y prejuicios

Laura Moreno Mayoral
Compartido por

A lo largo de mi vida, han sido muchas las veces que escuché palabras y frases que enjuiciaban a personas con un diagnóstico psiquiátrico y/o psicológico sin tan siquiera haber cruzado una palabra con ellas. Desde la Psicología Social estaríamos hablando de prejuicios, es decir, la formación de un juicio sobre alguien o algo de manera anticipada.

Según la definición de Allport (1979), “un prejuicio es una actitud suspicaz u hostil hacia una persona que pertenece a un grupo, por el simple hecho de pertenecer a dicho grupo, y a la que, a partir de esta pertenencia, se le presumen las mismas cualidades negativas que se adscriben a todo el grupo”.

Existen múltiples prejuicios, pero nos vamos a centrar en el estigma social que se asocia a las personas que tienen algún tipo de problema psicológico. Muchas personas que sufren problemas de este tipo son etiquetadas como enfermas mentales, raras, locas. Quedan estigmatizadas.

El estigma se ha definido como un atributo que es profundamente devaluador, el cual rebaja a la persona portadora del mismo (Goffman, 1963). También se ha definido como “una característica de las personas que resulta contraria a la norma de una unidad social, considerando como norma una creencia compartida dirigida a comportarse de una forma determinada en un momento preciso” (Stafford y Scott, 1986).

En el momento que una persona es etiquetada con un diagnóstico clínico se produce un antes y un después. Link (1987) analizó el efecto que tienen las etiquetas. Investigó el efecto de la etiqueta y la presencia de conductas que estaban fuera de lugar. Sus resultados mostraron que la gente estigmatizaba a la persona etiquetada como “enferma mental”, aún sin darse ningún tipo de conducta rara o fuera de lugar.

A raíz de este estudio y otras réplicas se concluyó que las etiquetas diagnósticas se asocian con reacciones emocionales negativas, que evidentemente pueden agravar el curso del problema.

La sociedad tiene asumidas una serie de ideas y creencias  negativas sobre las personas con problemas psicológicos, lo que se traduce en una falta de valoración de sus capacidades. Esto a su vez, puede generar en la persona etiquetada un sentimiento de desvalorización propia, una baja autoestima.

Generalmente, se tiende a reducir a estas personas a su etiqueta diagnóstica, a las características negativas que se asocian a dicha etiqueta, lo que las sitúa en un lugar de marginación y les impide en muchos casos llevar una vida independiente.

En nuestra sociedad existe una dificultad muy marcada para ver a una persona con un determinado problema psicológico como una persona. En cambio, nadie dudaría, ni menospreciaría a un enfermo de cualquier patología física.

Por ejemplo, si al Señor X le diagnostican diabetes. El Señor X seguirá siendo el Señor X, con las mismas capacidades que tenía antes y tendrá el apoyo de toda la gente que tiene alrededor para proseguir con su vida de la manera más normalizada posible. ¿Qué pasaría si al Señor X le diagnosticaran una esquizofrenia o un trastorno obsesivo-compulsivo? ¿Lo verías del mismo modo que antes? Son muchas las personas que acuden a un psicólogo y lo ocultan por miedo a la crítica, a perder un trabajo, a no encontrar pareja, etc.

Creo que es importante pararnos a reflexionar, liberarnos de tantos prejuicios. Quizás de esa forma podamos ofrecer una ayuda más real.

Nota del Editor

Se ofrece para su descarga el informe “La lucha contra el estigma y la discriminación en salud mental”, un interesante documento que nos ofrece una extensa revisión sobre el estigma y la discriminación que afecta hoy a la enfermedad mental, intentando elaborar un modelo general que pueda orientarnos en un asunto tan delicado y de tanta relevancia para nuestra profesión.

Muñoz, M. Pérez-Santos, E., Crespo, M. y Guillén. A.I. (2009). Estigma y enfermedad mental. Análisis del rechazo social que sufren las personas con enfermedad mental. Editorial Complutense, S.A.

Goffman, E. (2006) Estigma. La identidad deteriorada. Amorrortu Editores

Imagen cortesía de Ryan McGuire vía pixabay.com

Etiquetas diagnósticas y prejuicios Laura Moreno Mayoral
Valora este recurso

Resumen: Las actitudes sociales de rechazo hacia las personas con enfermedad mental suponen barreras que aumentan si cabe su riesgo de aislamiento y marginación.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 3.1 (11 votes)

Tags: , , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑