Rumores, cómo afrontarlos

Susana Pérez
Compartido por

Desde el “supuesto” rito de iniciación que destruyó a los Templarios en el siglo XIII, hasta las modernas “historias sin confirmar” que circulan por las redes sociales cibernéticas, el chisme ha estado ahí por los siglos de los siglos incomodando a algunos y dañando a otros.

Más que una forma de bullying, el chisme es todo un fenómeno psicosocial con todos sus principios teóricos y parafernalia. Defínase rumor como “una proposición específica para ser creída, que pasa de persona a persona, generalmente por vía oral, sin medios de prueba seguros para demostrarla” según Allport y Postman. Entonces toda afirmación sin confirmar dicha con la intención de ser esparcida es un chisme.

En mi práctica como psicóloga, vi los chismes pasar pero no fue sino hasta hace cinco años que alguien buscó mi ayuda profesional por un rumor. ¿Cómo hacerlo? ¿Es algo que hace o es el cliente que debe cambiar? ¿Podemos aspirar a cambiar a los otros en este asunto?… creo que tenía más dudas que el propio cliente.

Recuerdo que se me pasaron por la cabeza dos tonterías:

1- Referirle con un especialista, lo cual descarté desde el inicio porque, se supone, yo soy el especialista.

2- Tratar nada más la ansiedad que causaba el chisme, lo cual fue una pérdida de tiempo porque no atacaba la causa.

Luego de no ver resultados, me senté a leer acerca de los rumores. Así descubrí la manera de deshacernos de ellos de manera efectiva. Resulta que un rumor es como un triángulo, de esta manera:

Importancia – Desinformación – Atención

¿Cómo se deshace un triángulo? Quitándole un lado. De igual modo, se hace con el chisme, cuando podemos deshacer uno de los tres elementos el rumor deja de correr.

Por el primer caso funcionó y seguí usando el mismo método en casos subsecuentes de rumores. En la mayoría lo que hemos quitado es la atención del objeto del chisme y, con eso, desaparece en unos días. En otros, hemos dado la información que desmiente el rumor, lo cual ha sido mucho más efectivo que el primer caso.

El decidir entre una vía y la otra depende de si los rumores parecen muy personales y la información no es parte de lo que el cliente desea hacer público.

Cabe aclarar que antes de deshacer el triángulo de rumor hay que ayudar al cliente a deshacer su visión de túnel en la que todo esto es una tragedia y que ya no puede vivir con esto que ha pasado.

Una vez superado esto, tratar el rumor y desmantelarlo con ayuda del profesional es menos trabajoso.

Con todo esto, he descubierto que el rumor no es algo tan terrible como parece si podemos manejarlo y verlos como una batalla que hay que ganar.

Nota del Editor

Completamos el artículo compartiendo para su descarga el documento “El pensamiento científico frente al rumor”, firmado por Adrián Alauzis. Un interesante documento publicado en la Revista Ciencia Hoy que analiza el mecanismo del rumor como hecho social, utilizando como ejemplos algunos rumores relacionados con el conocimiento científico.

El propio autor nos resume el espíritu del texto: “Los rumores son fenómenos de la comunicación humana más complejos de lo que se suele suponer. Hoy en día circulan decenas de rumores, mitos y leyendas que tienen a la ciencia, sus descubrimientos y a la tecnología como blancos. Al conocer los mecanismos que mueven la maquinaria del rumor, es posible plantear estrategias para combatirlo.”

Imagen cortesía de Jody Sticca vía Flickr.com

Rumores, cómo afrontarlos Susana Pérez
Valora este artículo

Resumen: El rumor puede convertirse en un mecanismo de control e incluso de represión. Puede causar miedo y desconfianza motivados por una percepción distorsionada de la realidad.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 4 (3 votes)

Tags: ,



Back to Top ↑