Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y psicoanálisis

Pino Lorenzo López
Compartido por

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo se caracteriza por pensamientos recurrentes e intrusivos que se imponen al enfermo, y que éste no puede controlar, que se acompañan a veces de actos obsesivos o compulsiones.

Existen dos tipos de TOC:

Tipo 1. Variante obsesiva

En este caso la persona que lo padece tiene pensamientos obsesivos que le ocupan la mayor parte del día y que en su mayoría son pensamientos absurdos. Los síntomas que lo acompañan son los siguientes:

– No poder parar de pensar en una idea de manera constante. En ocasiones es un temor: temor a quedarse embarazada, a veces sin ninguna relación con la realidad, puesto que puede suceder en personas que ni siquiera mantienen relaciones sexuales, temor a contagiarse de una enfermedad grave, temor a volverse homosexual, cuando siempre se han elegido a parejas del sexo opuesto, temor a que ocurra una desgracia a la propia persona o a sus seres queridos. Estas ideas o temores se imponen de manera reiterativa, no pudiéndosela quitar de la cabeza.

– Es frecuente experimentar miedo o pánico a que los pensamientos hostiles o sexuales que aparecen hacia personas cercanas se puedan llevar a cabo. Pero estos pensamientos nunca se llevan a cabo, solo que el obsesivo teme realizarlos.

– Pensamientos de culpa o remordimiento por haber llevado a cabo actos delictivos como asesinatos, robos, pederastia, actos que nunca se realizaron.

Tipo 2. Variante compulsiva

En este segundo tipo el paciente está atrapado en rituales y manías que le pueden ocupar mucho tiempo diario, y a dificultarle la realización de las tareas cotidianas. Los síntomas que lo acompañan son los siguientes:

– Realizar múltiples rituales, acciones estereotipadas que se le imponen al paciente, y en caso de que no pueda ejecutarlos les sobreviene una gran angustia. Entre estos rituales se encuentran:

  • Lavarse las manos compulsivamente tras tocar determinados objetos o personas.
  • Comprobar reiteradamente una determinada acción como por ejemplo comprobar que se ha cerrado bien la puerta de casa al salir, que se ha apagado el gas antes de salir de viaje, …
  • Emplear un tiempo exagerado en tareas de higiene personal, por creer que se ha cometido algún error en el lavado o vestido.
  • Realizar rituales sin sentido por temor a que ocurra una desgracia si no se realizan, como por ejemplo, encender o apagar la luz un número de veces determinado cada vez que se entra o se sale de una habitación, o caminar por la calle evitando pisar la raya entre las baldosas, o pisándolas, etc.
  • Contar cosas y volver a contar por temor a haberse equivocado.

– Todas estas compulsiones, y muchas otras, se acompañan siempre de la duda de haberlas realizado correctamente, y por eso, en ocasiones lleva horas repetirlas hasta que se consiga tener la sensación de haberlas ejecutado bien. Es por esto que al TOC también se le conoce como locura de duda.

– También la compulsión lleva aparejado el sentimiento de que si no realizas la acción algo malo le ocurrirá a la persona o a sus seres cercanos. Es por esto que si no se realiza el ritual aparece la angustia.

¿Cómo explicamos el TOC desde el psicoanálisis?

El TOC realmente es un mecanismo defensivo frente a pensamientos que la persona tiene y que no sabe manejar.

Detrás de la obsesión se oculta alguna idea, alguna verdad, algún pensamiento o deseo que es desagradable para el sujeto, y entonces aparece en su conciencia o se impone en su yo a través de pensamientos recurrentes, rituales, etc. Realmente no es tan grave lo que le pasa a la persona que padece TOC, aunque sus efectos parezcan muy graves.

¿Cuáles son sus causas?

El TOC se produce por una inmadurez en el desarrollo psicosocial y psicosexual del sujeto dentro de un ambiente familiar rígido. Hay algo que no ha logrado madurar en el obsesivo, y esa falta de madurez se hace presente en el carácter del adulto (inmadurez del obsesivo: persona desconfiada, problemas con el dinero, con los demás).

No está clara la carga genética presente en su origen, y los medicamentos pueden calmar los síntomas pero no curan el trastorno. El TOC guarda relación con el entorno familiar y la ideología transmitida por el padre y la madre: ética exagerada, manera rígida de vivir la realidad.

Abordaje terapéutico

El psicoanálisis es un tratamiento que puede ser eficaz para tratar el TOC, ya que permite al paciente descifrar los síntomas aparentemente absurdos del trastorno obsesivo compulsivo y resolverlos.

También el Psicoanálisis va a descubrir los factores infantiles familiares que han influido en el desarrollo inmaduro de la sexualidad del paciente.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y psicoanálisis Pino Lorenzo López
Valora este artículo

Resumen: La autora nos ofrece una visión del trastorno obsesivo compulsivo (TOC) desde la perspectiva psicoanalítica.

3.5

De utilidad


Opinión del lector: 2.5 (17 votes)

Tags: , , , ,



  • PSICOACTIVA-T

    Muy buenas! Respeto las distintas corrientes dentro de la psicología y estoy convencida que para cada persona hay un tratamiento eficaz.
    Dicho esto, lo que no encuentro bien es que se mienta a la gente con falsas esperanzas de tratamientos que, aunque en algunos casos con ciertas personas puedan funcionar, NO han probado su eficacia.

    Aunque soy psicóloga no es mi mera opinión la que os estoy dándo, sino que os dejo un fragmento de la guía NICE (National Institute for Health and Care Excellence), para el tratamiento del TOC en el que hace referencia a que el psicoanálisis (entre otras terápias) NO ha mostrado EVIDENCIA de su efectividad en este trastorno:

    “When adults with OCD request forms of psychological therapy other

    than cognitive and/or behavioural therapies as a specific treatment

    for OCD (such as psychoanalysis, transactional analysis, hypnosis,

    marital/couple therapy) they should be informed that there is as yet

    no convincing evidence for a clinically important effect of these

    treatments.”

    Si os queréis descargar la guía, este es el enlace:

    http://www.nice.org.uk/nicemedia/live/10976/29947/29947.pdf

    En segundo lugar, en cuanto al origen del TOC, la autora afirma tajantemente, y en negrita que NO ES GENÉTICO.

    Aquí os dejo algunas referencias que dicen lo contrario, basádos en muchas ocasiones en estudios de agregación familiar y estudios con gemelos:

    http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S1516-44462001000600012&script=sci_arttext

    (está en portugués, pero con el traductor de google se entiende perfectamente, en la bibliografía encontraréis otras muchas referencias que respaldan el origen genético).

    Lo que ya me resulta más difícil es encontrar estudios CIENTÍFICOS BASADOS EN LA EVIDENCIA que demuestren como dice la autora que “El TOC guarda relación con el entorno familiar y la ideología transmitida por el padre y la madre: ética exagerada, manera rígida de vivir la realidad.”

    Si los hay, lo desconozco, y evidentemente es un problema personal, pero agradecería que se pusieran las referencias en el texto si el artículo pretende ser fiable.

    Como he dicho al principio, respeto las distintas orientaciones, y este artículo en concreto, pero me parece que dado el amplio público de esta página, es bueno que quede claro que lo expuesto en él, aunque muy respetable, no está abalado científicamente. Creo que puede confundir al público no especialista si se dicen afirmaciones sin dar referencias científicas al respecto.

    Muchas gracias

    • Mercedes

      Totalmente de acuerdo con tu comentario, respeto todas las corrientes pero no su eficacia. Y aseverar a día de hoy que el TOC no tiene un origen genético, pero si en el estilo de crianza es confundir y posiblemente culpar a sus padres a posibles pacientes que estén sufriendo este problema y busquen información en esta página

      • Alejandra

        Eso, desde luego, no es respetar. Si vas a aportar una información de un sitio fiable lo que no vale es sesgar el trozo que defiende lo que dices y obviar el resto. Si te has leído el documento (que por la calidad de tu comentario no tienes ninguna pinta) dice que NO EXISTEN REGISTROS, ya que el psicoanálisis basa su metodología en el estudio de casos, y no en el análisis experimental. por lo tanto que no hayan evidencias no significa que debas ningunear la terapia más clásica de la psicología.
        A la autora le diré que no me parece éticamente correcto decir que el TOC no es tan grave, ya que como bien sabemos la gravedad está en el caso, no en el trastorno.

  • Aureliano

    ¿Un comportamiento compulsivo no puede ser considerado una patrón de acción modal?

    • Jose Manuel Garrido

      Hola Aureliano. Cualquier secuencia de respuesta provocada caracteristica de una especie en particular, puede ser considerado un patrón de acción modal.
      Si el comportamiento encaja en ese esquema ¿por qué no?

  • Celeste

    No estoy de acuerdo 100% con esta información. Me gustaría conocer los estudios o bases sobre los que se supone que el psicoanálisis es efectivo para este trastorno. Como padecedora y estudiante de la carrera de psicología, y conociendo a una importante cantidad de personas que sufren TOC en diferentes variables, puedo decir por experiencia que a mi y a mis compañeros solamente nos ha empeorado el cuadro esta clase de terapia que sí resulta efectiva en otras ocasiones. La mayoría ha notado marcadísimas mejoras con EPR (terapia cognitivo-conductual) ya que el trastorno echa raices en el miedo, y si éste se supera, puede mantenerse controlado. Además no está demostrado que el origen no sea biológico, por lo que siento que afirmarlo es un tanto delicado…
    De todas maneras no descarto nada, se sabe muy poco de este trastorno aún, pero siempre que se afirme algo tan importante creo pertinente que se adjunte información complementaria que sostenga esto.

  • Maria

    Me parece poco serio en un portal con esta difusión publicar artículos con aseveraciones tan contundentes y absolutistas, sin citar fuentes de estudios o investigaciones, aportando información no avalada cientificamente. Ni siquiera se plantea como hipotesis algo que se contradice con multiplies estudios sobre la materia. Sería más correcto decir ( en caso contrario me parece una irresponsabilidad) que a pesar de que existen factores genéticos, algunas corrientes de estudio plantean la hipótesis de que el aprendizaje es decisivo en el desarrollo del TOC. Por otra parte creo que el componente genético está bastante claro que existe, incluso correlacionado con el sindrome de Tourette. (Ahora mismo no tengo la bibliografia pero si alguno está interesado puedo aportarla sin problemas).
    Creo que este artículo es sesgado y puede generar muchas dudas en pacientes con TOC.

    Me permito solicitar una rectificación por parte de la autora o de los moderadores de la página.
    Un saludo

    • Psicopedia

      Hola María. Ante la imposibilidad de contactar con la autora, hemos decidido matizar (sin alterar sustancialmente el contenido) las dos aseveraciones un tanto “arriesgadas”, incluidas en el artículo: las relacionadas con el origen genético del trastorno y con la efectividad del psicoanálsis.
      No es algo que tengamos por costumbre, pero estamos seguros que la autora estará de acuerdo con estas matizaciones.
      Gracias por tu aportación.

  • Psicoterapeuta, sin más

    Que bien se nos da a los psicólogos el dogmatismo. Y esto va más por los comentarios que por el artículo: sí que es bastante absolutista, pero deja claro que es su opinión desde una perspectiva, la psicoanalítica (a la que soy muy afín). Me encanta eso de soltar que la CBT es la única terapia “ética, eficaz y válida”, pasándonos por la torera que sólo lo es cuando usamos el diagnóstico CBT-psiquiátrico (mal día el que los psicólogos se tragaron el DSM y el modelo médico), test que miden constructos cognitivos, y la tradición empírica de la propia CBT (RCTs y demás). Por cierto, la etiología conductual del TOC es poco más que una ligera hipótesis: si queréis usar vuestras propias fuentes, la terapia ACT también es eficaz para el TOC y se basa en supuestos y etologías opuestos. ¿Qué tal si, después de un siglo de la disciplina, dejamos las infantiles peleas de escuela y leemos un poquito más? Todos tenemos mucho que aprender conociendo y utilizando otras orientaciones. Lo siento mucho por los “creyentes” de su terruño profesional, pero todas las psicoterapias son eficaces, y las técnicas (la escuela de turno) explican apenas un 15% de la eficacia (Lambert, 1986).

    • Jose Manuel Garrido

      Hola Psicoterapeuta.

      Estoy muy de acuerdo con gran parte de tu comentario. Es un hecho contrastado que sistemas de terapia muy diferentes producen a menudo resultados muy similares.

      Mi propia experiencia me dice hay un buen número de elementos comunes que propician el cambio terapéutico.

      Unos elementos que precisamente por ser comunes son independientes del contexto teórico-práctico e incluso clínico en el que se enmarque nuestra terapia, y desde luego independientes del terapeuta.

      No estoy de acuerdo sin embargo con que todas las psicoterapias son eficaces. Me parece una afirmación tanto aventurada y hasta peligrosa.

      Agradezco tu participación en el debate, y te animo a identificarte, así nos vamos conociendo. Saludos.

Back to Top ↑

Inline
Inline