Terapia floral. No es magia, es información vibracional

Paula Martínez-Chaigneau
Compartido por

“Tus gotitas son mágicas…” Estas palabras, tantas veces escuchadas por quienes nos dedicamos desde los más diversos enfoques a la terapia con esencias florales, tiene muy diferentes connotaciones según desde dónde se escuchen y desde dónde se digan. En lo personal, me apresuro a aclarar la naturaleza vibracional de las esencias florales:

“No es magia, es información nueva circulando por tu psicorganismo”.

El organismo, entendido como ese todo bio-psico-social y espiritual, podría ser llamado psicorganismo para dar cuenta de la unidad irreductible que reconocemos como el campo de la experiencia humana: ahí donde ocurren los fenómenos.

Aclaro desde este comienzo que como psicóloga, académicamente formada en el método científico y predispuesta por lo mismo a someter siempre al juicio crítico y a la prueba empírica cualquier teoría, declaro que la Psicología como ciencia pretendida, tiene un mundo que descubrir si se asoma a la ventana abierta que la terapia floral le propone. Me explico.

Muchas veces, la mencionada referencia a la magia deja a su paso un halo de desconfianza, como refiriéndose a una acción que está sujeta al pensamiento primitivo que, por ignorar la ciencia de los fenómenos naturales, los atribuye a las fuerzas invisibles de lo esotérico, aquello que no puede ser conocido por la razón. O peor aún, esta mente primitiva percibiría ingenuamente lo que otros le quieren hacen creer, lo cual nos deja, perplejos, en la vereda de la charlatanería y el engaño, en la ilusión del mago de ferias.

En los últimos años, la Terapia Floral se ha visto enriquecida constantemente con los aportes que muchos psicólogos y médicos han hecho a través de libros, cursos y talleres dirigidos a terapeutas. Pero también hay un camino inverso, que poco se ha transitado: ¿La Psicología tiene algo que aprender de la Terapia Floral? ¿Acaso no es al menos sorprendente que la ingesta de una esencia floral tenga un efecto tan poderoso en la experiencia humana?

Una evidencia científica

Explorando alguna respuesta, tomaremos un ejemplo que ha sido documentado con evidencia científica. Rodríguez-Martín (2012) publicó los resultados de una investigación a doble ciego contra placebo realizada en adultos mayores, en que se estudiaba el efecto de la esencia White Chestnut (WCH)[1] en la tendencia a utilizar estrategias de supresión de pensamientos intrusos (STh), encontrando que la ingesta de esta esencia tenía un efecto significativo en dicha tendencia en el grupo experimental, mientras que el grupo control (tratado con un  placebo inerte) caía bajo el efecto “irónico” o paradójico según el cual el remedio potencia el mal. El autor lo explica así:

Si tomamos en consideración que el resultado esperado del tratamiento radica en “no pensar” en aquello que nos perturba, las expectativas podrían contribuir a incentivar la aparición de dicho pensamiento, vía rebote irónico. A lo que habría que añadirle que, al menos cinco veces al día, el participante recordaba ingerir un tratamiento que “le será de ayuda para no pensar en aquello que le molesta”. Ambas razones apoyan la idea de que las expectativas, en el contexto de la intervención, activarían el uso de la ThS por lo que el antídoto, nuevamente podría ser el veneno. (Rodríguez-Martín, 2012)

Esta característica hace aún más significativo el resultado obtenido, ya que el efecto placebo no sólo no será activado en el grupo control (PLA), sino que este grupo experimentó un efecto de rebote irónico o paradójico, realzando aún más el efecto de WCH en el grupo experimental.

Si suponemos que este ejemplo es extrapolable a la acción de otras esencias florales[2], cabe preguntarse cuál es realmente la vía de acción de la esencia ¿Qué estructura de nuestro psicorganismo permite este efecto? Puesto que no hay un principio activo orgánico interviniendo en la neurofisiología, ni impidiendo la activación de un circuito neuronal o inhibiendo la recaptación de determinada substancia neurotransmisora ¿cómo funciona entonces una esencia floral?

¿Cómo funciona una esencia floral?

Al parecer, la explicación más satisfactoria hasta ahora sería la existencia de un campo organísmico de información resonante, involucrando tanto lo psíquico como lo orgánico, que la ingesta de una esencia pondría en marcha de manera inmediata y global. Así, el efecto de la esencia floral parece tener más afinidad con lo informático que con lo mágico. De hecho, puede ser descrito como un mensaje herméticamente cifrado para la consciencia (de ahí su atribución mágica) pero claro y diáfano para el organismo, que lo “entiende” instantáneamente, traduciéndolo a la consciencia como bienestar.

Es frecuente que el paciente “olvide” la dolencia anterior a la toma floral, o atribuya los cambios a otra cosa… tan natural y cómoda le resulta a su organismo esta nueva regulación. Muchos lectores habrán reconocido tal vez el lenguaje gestáltico que se filtra en esta idea; y es que la esencia floral viene a restaurar una autorregulación organísmica con el entorno, más sana, más eficiente, más natural.

Cabe señalar que en el estudio mencionado se alude a un fenómeno de naturaleza principalmente cognitiva (la supresión de pensamientos intrusos), mientras que las esencias florales son más conocidas por sus efectos en fenómenos emocionales. Las emociones al igual que los pensamientos forman parte de esta red organísmica resonante, de la misma manera que las células. Es el conjunto como un todo el que reacciona a la ingesta floral.

Finalmente, los psicólogos deberemos admitir al menos como hipótesis, la existencia de esta red de información psicorgánica que regularía nuestra relación con el entorno. La terapia con esencias florales es una manera (entre otras) de introducir información sana en esta red, con la ventaja de usar un código afín, un “idioma” que el psicorganismo comprende mejor y más rápido que el lenguaje verbal y que incluso permite un procesamiento cognitivo más profundo de la experiencia cuando se ofrece este proceso en la psicoterapia.

En este sentido, si bien no remplaza a la psicoterapia cuando ésta es necesaria, la facilita, abre una vía de acceso al cambio en forma rápida y eficiente… y no es magia, aunque se le parece.


[1] La esencia WCH está indicada contra la rumiación mental, pensamientos indeseados, recurrentes y repetitivos, que pueden causar insomnio, anorgasmia, falta de concentración, entre otras molestias.
[2] Sin el plus del rebote irónico, encontrado en la investigación de Rodríguez-Martín dada la naturaleza de la variable en estudio.

Rodríguez Martín (2012)  Esencias florales de Bach: efecto del White Chestnut sobre los pensamientos intrusos indeseados. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2012; 31(2) 243- 252.
Imagen cortesía de chamomile vía morguefile.com

Terapia floral. No es magia, es información vibracional Paula Martínez-Chaigneau
¿Te ha gustado este artículo? Valora su utilidad

Resumen: Excelente aproximación a las bases de funcionamiento de la terapia con esencias florales y su relación con la psicología y con la psicoterapia. Se discuten también los resultados de una interesante investigación sobre los efectos de la esencia White Chestnut.

3.7

Muy útil


Opinión del lector: 3.5 (12 votes)

Tags: , , ,



2 Responses to Terapia floral. No es magia, es información vibracional

  1. Felipe Martínez says:

    El problema aquí sigue siendo la falta de evidencia que pueda probar la cientificidad del asunto, ya que, lo que están mencionando es una hipótesis, en relación a la informática organísmica, ya que en sí, los preparados florales, no contienen ninguna información, sino que se hipotetiza que pudieran contenerla. El punto inicial, sobre la magia, es un hecho histórico, las flores de Bach, nacieron dentro del ambiente de la magia y el esoterismo, no del estudio científico. Saludos!

  2. Ana Lorena says:

    Soy Psicóloga y terapeuta de mente muy abierta ya que no podemos ser solo científicos y dejar de lado la parte espiritual que no es mas que parte de nuestro Yo, nuestro ser para lograr una integración, y las terapias florales de Bach que son las que conozco fueron descubiertas por un médico, estas trabajan en el sistema nervioso central a nivel del cuerpo etérico, con la formación que tenemos en psicología al igual que en el colegio ignoramos una información aun mas importante que nos permite comprender mas no razonar ya que la razon es limitada a la conciencia, y es que no solo tenemos un cuerpo fisico sino además, un cuerpo etérico, mental, emocional, espiritual, energético, aura y eso todo ser vivo en este planeta lo posee nadie queda exento de ello por lo que debemos abrir mas nuestra mente a nuestra verdadera esencia y darnos cuenta que si dejamos de lado toda competencia de quien es mejor en que campo, dejar de compararnos o buscar ver lo que muchas veces no necesitamos ver solo sentir entonces lograremos esa sabiduría que pertenece a nuestra esencia, nuestro verdadero yo; idenpendientemente de la religión que cada quién profese, las esencias florales son un complemento básico e imprescindible en la sanación de cada persona que toma conciencia de sus situaciones. Las esencias florales son como les llamo el empujoncito que la persona recibe para seguir adelante en su proceso de integración y sanación en sus terapias varias. Saludos, amor y luz… <3 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑